Yo estoy en la candidatura

En la candidatura a la Asamblea Nacional del Poder Popular (ANPP) están los que tienen que estar, están los obreros, los campesinos, los estudiantes, el humilde ciudadano y el brillante catedrático, héroes y desconocidos trabajadores y trabajadoras. Las mujeres, el chino, el negro, el mulato, el blanco, un gran espectro de la sociedad cubana.


 

Que este la modesta y desconocida estudiante casi adolecente, muy bien, que este el guajiro de monte adentro, el cuentapropista, hombres y mujeres del barrio, muy, pero que muy bien.

Ahí está el sector no estatal, salud, investigación, educación, así como el campesino y el cooperativista, trabajadores de la cultura, los medios de comunicación, los militares, el deporte, las instituciones religiosas y las organizaciones sociales.

No vamos a votar por una asamblea solo de generales y doctores, ahí está el pueblo, el país libre y con toda su dignidad representado.

De los 605 candidatos a diputados, que fueron nominados el pasado 21 de enero, el 47,4% son delegados de circunscripción, por tanto, todos los municipios del país tendrán representación en el Parlamento con al menos dos diputados, y uno de ellos de ascendencia municipal.

Las mujeres constituyen el 53,2%, lo que nos ubica como el segundo Parlamento del mundo con mayor participación femenina.

“El voto de un pueblo entero, de todas las entidades constantes y visibles del pueblo cubano que puede emitir francamente su voz, es honra tal, que unge a quien lo recibe, limpia su corazón de las pasiones que lo pudieran perturbar, y agiganta, como por dispensación divina, las fuerzas juradas por sobre todas las obligaciones de la tierra, a la primera y fundamental de levantar al hombre casa segura y decorosa en el suelo independiente de la patria”. (José Martí)

Nuestra democracia, nueva, sincera y verdaderamente popular, basada en el principio martiano de “Con todos y para el bien de todas”, precisa ante el peligro de la guerra mayor que se nos hace, de la unidad de los revolucionarios, ese es el principal legado de Fidel, unidad, unidad, unidad.

Compañeros y compañeras a votar todos por todos, yo estoy en esa candidatura, no de nombre pero sí digna y plenamente representado.