Vivir a plenitud la literatura

Concebido como un espacio de diálogo entre lectores de todas las edades y escritores, editores e instituciones, el mayor evento literario del país se desarrollará en la capital del 11 al 21 de febrero para luego extenderse por el resto del país durante casi tres meses.

La edición que tendrá lugar en su sede tradicional de San Carlos de la Cabaña estará dedicada a los escritores Lina de Feria y Rogelio Martínez Furé, y el país invitado de honor será Uruguay.

Escritores, representantes de editoriales, artistas y funcionarios de alto rango suman 317 participantes, de 37 países que han confirmado su asistencia hasta la fecha.

Durante una conferencia de prensa en la Casa de las Américas, Zuleika Romay, presidenta del Instituto Cubano del Libro, anunció que en la feria se pondrán a la venta 912 novedades editoriales, incluidas las reediciones, y en total, se comercializarán más de dos mil títulos.

Reveló, además, que en esta ocasión no habrá gran librería a lo largo de toda la sede, como es habitual, sino que cada editorial tendrá un espacio para poder establecer un mayor vínculo con los lectores y satisfacer su demanda de manera más directa. Contribuirá a ese objetivo la señalización de los stands con carteles que orienten al público sobre el tipo de literatura que puede encontrar en cada lugar. También una aplicación web permitirá tener en los teléfonos móviles y otros dispositivos el mapa de la feria y el cronograma de actividades.

Se conoció, además, que se venderán otros productos editoriales de gran aceptación popular como unos 20 mil atlas geográficos e históricos dedicados a importantes acontecimientos y figuras de la historia nacional, mapas físicos y políticos de Cuba y el mundo, juegos de postales, multimedias, entre otras propuestas.

De Uruguay llegarán 31 títulos de los diferentes géneros literarios para un total de 120 mil ejemplares con lo más representativo de la cultura de ese país que dedicará su pabellón a Eduardo Galeano, una de las figuras más relevantes de las letras latinoamericanas. Las distintas sedes de la feria acogerán las actividades que propone la nación sudamericana, entre ellas, presentaciones de libros, muestras de cine y teatro, conferencias, homenajes y conciertos.

Se destacan además en el programa del evento, el Salón de Profesionales del Libro, el Encuentro de editores y traductores, y el de Jóvenes escritores, el Coloquio de Ciencias Sociales, y seminarios como el que conmemorará el 130 aniversario de la abolición de la esclavitud en Cuba y se rendirá homenaje al escritor Jose Soler Puig en su centenario. También se celebrarán aniversarios cerrados de la publicación de importantes textos cubanos como la novela Paradiso de José Lezama Lima, Cimarrón, de Miguel Barnet, Cuentos de Guane, de Nersys Felipe entre otros, sobre los que se harán conversatorios para resaltar su significación para la cultura nacional.

La 25 Feria Internacional del Libro servirá como escenario también para la entrega de los Premios Nacionales de Literatura, Ciencias Sociales, Edición y Diseño del libro, Historia, los premios Pensar a Contracorriente, Alejo Carpentier, Nicolás Guillén, Calendario y El dinosaurio, este último del Centro de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso.

Además de la sede central, instituciones como Casa de las Américas, la Universidad de La Habana, el Centro de Estudios Martianos, y el Pabellón Cuba, entre otros, acogerán también las actividades del evento.

Lina de Feria, escritora homenajeada especialmente en la feria, agradeció esa posibilidad que representa un gran estímulo y la llena de energía. Anunció que el 14 de febrero se realizará un panel que reunirá “una serie de escritores de alta jerarquía, como Jesús David Curbelo, Roberto Manzano, Caridad Atencio, Enrique Saínz, y el joven Leonardo Zarría, para tocar aspectos que pueden conducir a comprender todavía más por qué me es necesario escribir”.

Por su parte Rogelio Martínez Furé, a quien también se le dedica la cita literaria más importante del país, expresó su agradecimiento y su expectativa de que “los seis títulos que van a salir publicados ayuden a comprender un poco más ese mundo al cual le he dedicado toda mi vida: el de la “oratura” cubana y caribeña (…) Espero que esos textos ayuden a que nuestro pueblo y los pueblos hermanos asuman con plenitud, sin chovinismo, ni xenofobia esa auténtica fiesta de haber nacido en América Latina y en nuestro gran Caribe.”