Un taller titiritero que tiende desde Cuba puentes al mundo

La Compañía de la directora y actriz finlandesa María Baric regresará a la provincia de Pelusín del Monte para celebrar sus diez años de existencia escénica. El festejo incluirá la realización de un taller de marionetas gigantes, a desarrollarse entre el 13 y el 16 de abril. La actividad pedagógica servirá como magnífica antesala de la duodécima edición del Taller Internacional de Títeres de Matanzas (Titim).

Los diez artistas cubanos seleccionados para pasar dicho laboratorio, se unirán con posterioridad a la tropa de la Baric para conformar un espectáculo de nacionalidades mixtas, pues dos de los actores del grupo finés proceden de Polonia. El montaje titulado “Burbujas de fantasía” será estrenado en la segunda jornada del reconocido evento, en el céntrico Parque de La Libertad del municipio capital.

La línea de colaboraciones artísticas ha marcado el devenir de la  veinteañera fiesta titeril, por eso el Titim anuncia proyectos similares en su programación. El Teatro La Maga, de Costa Rica, traerá la obra “Verde que te quiero verde”, basada en el texto del escritor matancero José Manuel Espino, que le valiera al autor el Premio literario para niños y niñas La Edad de Oro, en la categoría teatro, y le posibilitó al conjunto tico obtener el Premio Nacional de Cultura 2014 que otorga por el Ministerio de Cultura en la categoría de Mejor Grupo Teatral del País.

La imaginería literaria de Espino para los pequeños, ha sido reconocida con múltiples galardones en los géneros de poesía, narrativa y teatro. En “Verde que te quiero verde” se vale de la técnica del teatro dentro del teatro. La historia acontece en un paraje solitario donde habita Amargo, un niño gitano que anda a la búsqueda del poeta García Lorca. Cinco excéntricos personajes, nombrados nada más y nada menos, Pepe, Carucha, Bertica y Perucho, como los míticos hermanos Camejo, pioneros del teatro de figuras profesional cubano, prometen al gitanillo lograr el reencuentro entre él y su poeta, el cual ha sido raptado por un déspota señor que detesta la poesía, los sueños, y por supuesto el color verde.

“Tuda y Paki” es el nombre de la coproducción realizada entre Títeres Retablos, de Cienfuegos y Le Guignol a Roulettes, de Suiza. La historia, firmada por el actor y director europeo Pierre-Alain Rolle, cuenta  con adaptación teatral del cubano Christian  Medina Negrín. Dos hermanos gigantes juegan a crear el mundo. Tuda se encarga de las aguas y del viento, Paki de las piedras y del fuego. Ambos viven en armonía y se complementan en todo, pero un día la vida y la roca entran en conflicto. Al proyecto de creación colectiva se suma la actriz titiritera Paola Busca, en una producción de cincuenta minutos concebida para toda la familia.

El habanero Teatro La Proa ya estrenó, en combinación con la Asociación Civil Creando y Titereando (CREATI A.C.) de Mérida, Yucatán, el espectáculo “Erase una vez un pato”, pieza del director, actor y dramaturgo cubano William Fuentes. En clave de farsa se notifica la existencia de una extraña y peligrosa ave, lo cual será detonante para que el titiritero Gatillo conquiste a sus amigos el Guardabosque y el Biólogo para interpretar la historia de un pato vanidoso e inconforme que intenta convertirse en Rey. El engaño y el robo de atributos ajenos le ayudan en su transformación, más será víctima de su propia ambición, por lo que perderá un posible amor, entre otras cosas valiosas. Pensada como parábola titiritera en contra el egoísmo y la superficialidad, “Erase una vez…” se erige en un canto a la aceptación personal  y al reconocimiento de los verdaderos valores de la vida.

La puesta en escena de Arneldy Cejas nace como fruto del encuentro entre  Gilberto Palma, de CREATI, y los integrantes de La Proa durante el pasado Titim. El proyecto se enriquece con la banda sonora original del trovador Ariel Díaz y con la hermosa gráfica promocional de Rafael Villares, entre otras intervenciones artísticas del eficaz equipo de realización.

El taller impartido por miembros del Stabfigurencompany, de Alemania, en la 11 edición del Titim, corroboró y consolidó el deslumbramiento del Guiñol Los cuenteros, de San Antonio de Los Baños, asentado en la provincia de Artemisa, por el muñeco gigante, manipulado a diez manos, que vieran en un material audiovisual proyectado en el Foro UNIMA, del Festival Nacional de Teatro de Camagüey 2012. De ahí nació “Fantasía”, obra ideada para la calle. Seres de la naturaleza como la tierra, la luz, el agua y la flora traen consigo a un ser, después de constatar el lugar deciden llamarlo Palmiro, como la palma, con sonido criollo y guajiro. Así nace la versión nacional de la marioneta germánica llamada Eumel, marcada en su origen por otras nacionalidades y cuya estatura alcanza 1.94 centímetros de alto.

El paso en 2010 por el Taller Internacional, del maestro titiritero italiano Bruno Leone y su pícaro Pulcinella, integrantes del grupo napolitano La Guaratelle, incitaron de seguro el nacimiento de un montaje para el novísimo colectivo Maniobras Teatro en la capital. Para ellos Leone dirigió “El aniversario de Pulcinella”, divertida historia de amor y celos. En estrecha colaboración ítalo-cubana se construyeron los muñecos que le permitieron a la actriz Kenia Rodríguez, interpretar al primo de Mr Punch y Cristobita en versión tropical, y luego alcanzar una  nominación al Premio Caricato de la Uneac 2014, como mejor actriz de teatro para niños y de títeres.

Todas las coproducciones mencionadas podrán aplaudirse en la urbe yumurina entre el 19 y el 24 de abril del presente año. La cita matancera de los retablos se precia de haber tendido desde 1994, sólidos puentes entre Cuba y el mundo. Estos pasaderos seguirán siendo la mejor razón de los amantes del teatro de figuras para reunirnos cada dos años. Cuando la primavera alcanza su esplendor y el cielo se vuelve azulísimo variadas ilusiones se convierten en realidad, y es que un títere de nacido de sangres mezcladas, pudiera ser la mejor metáfora del porvenir que necesita el  planeta tierra.