Un Jurado honesto y transparente

Durante los últimos veinte años, pocas personas han participado de la vida musical cubana con mayor intensidad que nuestro entrevistado. Desde su irrupción como músico en el panorama cultural cubano, Jorge Gómez ha desarrollado una labor paralela de gestión cultural, animando infinidad de proyectos y poniendo su sabiduría al servicio de numerosos eventos y concursos, entre los que destacan el Premio Cubadisco y la plataforma de los Premios Lucas, a cuyo jurado se integró en la más reciente edición. Esta breve entrevista fue solicitada inicialmente para la sección Premios Lucas: la opinión del Jurado, del dossier De Lucas y videoclips, publicado en nuestra anterior entrega; pero inconvenientes varios, ajenos a la voluntad del entrevistado, impidieron que se publicara entonces. Por esta razón la incluimos ahora, dando continuidad a la discusión planteada el pasado viernes 3 de marzo.

¿Cómo valora el sistema de premiación de los Lucas?

Todo sistema de premiación tiene sus cosas a favor y en contra. Un pequeño grupo de especialistas, que primero vota cada uno por su parte, sin influir unos en los otros, asegura una cierta independencia de esos criterios especializados. Cuando luego estos especialistas se reúnen, y debaten sobre los videos que han obtenido las mayores puntuaciones, se segura que haya una posibilidad de encontrar nuevas aristas, que se trate de encontrar consensos (que no siempre se encuentran). Pero, obviamente, nada logrará que haya una justicia total. El propio hecho de que los especialistas no siempre tienen la misma opinión, muestra que, con otra composición del jurado, los resultados podrían ser otros. Pero eso es inevitable. Y lo que sí te puedo asegurar es que los jurados debaten con franqueza y pasión, y que no recuerdo haber encontrado alguno que haya sido visiblemente parcializado hacia un realizador, un artista o una tendencia artística determinada. Estoy seguro de que, con todas las limitaciones que la votación pueda tener, el de Lucas es un Jurado honesto y transparente.

¿Cuál es su opinión sobre el panorama actual de la creación de videoclips en Cuba, a partir de su experiencia como jurado?

El panorama del videoclip en Cuba ha sido, desde sus primeros momentos, algo impensable por la visible falta de tecnología con la que siempre han tenido que trabajar sus realizadores. La creatividad casi sin límites de nuestros realizadores ha suplido cualquier carencia. Ya en estos momentos, la falta de tecnología no es tan acuciante y la presencia de un enorme grupo de nuevos realizadores se ha sumado a la obra, de tal manera que no temo parecer chovinista si digo que, como conjunto, la calidad de esos clips supera con creces la de otros países con mucho más desarrollo y larga experiencia en la conformación de los mecanismos
promocionales de la industria musical.

¿Qué opinión le merece que como video del año ganara Dame guerra, de Buena Fe? ¿Habría votado por otro video?

Este año, como casi siempre, votar por un solo video como el mejor del año, era injusto con los realizadores y hasta con uno mismo. Yo incluso sentí que faltaban entre los nominados al clip del año algunas excelentes obras de verdaderos monstruos en este oficio, como son Alejandro Pérez o Manuel Ortega, por solo citar dos (habría unos cuantos más). Todos los videos de Joseph Ros de este año eran también obras muy bien terminadas. De modo que otras obras de él mismo habrían podido merecer también el premio. A mí, particularmente, Dame guerra me pareció un video con todos los componentes de una obra formidable.
No sé si otros compañeros habrán dicho si votaron o no por él. Yo creo que la votación es (y debe ser) un acto secreto, y en eso no me voy a traicionar. Si, por el contrario, me preguntas si creo que mereció el premio, te respondería sin  ningún lugar a dudas: ¡Sí!