Theresa May. Primera ministra de Gran BretaƱa.

“Tenemos que asegurarnos de que la prosperidad llega a todos los británicos”    

N.E.: ¿Por correo certificado?

REINO UNIDO

Theresa May: "No volveremos a la UE por la puerta de atrás"

 La primera ministra británica descarta un segundo referéndum o "cualquier intento de permanecer" en la Unión Europea

Un 'Brexit duro' frente al 'Brexit blando'

31/08/2016 13:34

Theresa May ha descartado tajantemente la posibilidad de un segundo referéndum o cualquier intento de permanecer o volver a la Unión Europea "por la puerta de atrás". La premier británica se ha desmarcado con las contundentes declaraciones al término de la reunión especial de su gabinete en la residencia de Chequers.

"Tenemos que tener muy claro que Brexit significa Brexit", aseguró May, que recalcó que el Reino Unido está a punto de dar "un paso muy significativo" en su historia y que su país está dispuesto a "asumir un papel nuevo y positivo en el mundo".

La primera ministra planea dar esta misma semana su primer discurso de la nueva era en la reunión del G20 en China, pero antes se ha visto obligada a mediar en la guerra abierta en su propio gabinete entre los partidarios del Brexit "duro" y los defensores del Brexit "blando".

El secretario del Tesoro, Philip Hammond, ex partidario de la permanencia, encabeza ahora el bloque de ministros que defienden la permanencia del Reino Unido en el mercado único, siguiendo un modelo similar al de Noruega. Hammond sostiene que Londres podría negociar un acuerdo sector por sector y arrancar también un compromiso para el control de inmigración, sin necesidad de acatar la "libertad de movimientos".

Los 'brexiteros'

Los tres 'brexiteros' (Boris Johnson, David Davis y Liam Fox) se han expresado sin embargo a favor de la ruptura total con Bruselas y la renuncia al mercado único, para tener el control efectivo de la inmigración. Johnson ha entrado sin embargo en fricciones con los otros dos 'espadachines' del Brexit y se ha mostrado últimamente más favorable a una postura intermedia.

Las dos facciones están también enfrentadas por el calendario de la salida. Los adalides del Brexit 'duro' reclaman a May que invoque el artículo 50 del Tratado de Lisboa en enero del 2017, mientras que los defensores del Brexit 'blando' son partidarios de demorar la decisión de activar la salida de la UE en la segunda mitad del próximo año, para consumar el proceso a finales de 2019.

En cualquier caso, Theresa May ha recalcado a su gabinete que el país tiene que entrar ya en el "modo Brexit", que no valen maniobras para demorar la decisión de los británicos y que no hará falta un voto en el Parlamento para que el resultado del referéndum del 23-J sea vinculante.

May aprovechó la ocasión para anunciar un volantazo en la política económica de su Gobierno, marcando las distancias con la austeridad de la era Cameron. "Tenemos que asegurarnos de que la prosperidad llega a todos los británicos", ha declarado la primera ministra, a la luz del reciente informe de la Joseph Rowntree Foundation, que revela cómo los "marginados" dieron el impulso final al Brexit.

Según el informe, el 59% de los desempleados y el 58% de las familias con ingresos inferiores a 25.000 euros anuales votaron a favor de la salida de la UE, principalmente en las zonas industriales del norte de Inglaterra, consideradas tradicionalmente como bastiones laboristas. En contraste, tan solo el 35% de las familias con ingresos superiores a los 70.000 euros al año votaron por el Brexit.

http://www.elmundo.es/internacional/2016/08/31/57c6bbca22601de4568b45da.html