Theresa May. Ministra del Interior de Gran Bretaña.

EL FUTURO POLÍTICO DE REINO UNIDO

Theresa May sustituirá a Cameron como primera ministra británica el miércoles

La renuncia de Andrea Leadsom deja vía libre a la ministra del Interior para suceder a David Cameron

PABLO GUIMÓN

Londres 11 JUL 2016 - 20:39 CEST

La retirada de Andrea Leadsom de la batalla por el liderazgo del Partido Conservador este lunes ha dejado vía libre a la ministra del Interior, Theresa May, para convertirse en la próxima primera ministra británica. May ocupará el cargo miércoles por la tarde, según ha confirmado el todavía primer ministro, David Cameron. "Durante la campaña he defendido tres cosas. La primera, la necesidad de un liderazgo fuerte y fiable que nos guíe en un momento económico y político de incertidumbre, la necesidad de negociar el mejor acuerdo para Reino Unido en la salida de la UE y forjar una nueva función para nosotros en el mundo", ha declarado May, que hizo campaña discretamente por la permanencia. "Brexit significa Brexit y vamos a convertirlo en un éxito", ha añadido.

May ocupará el 10 de Downing Street el miércoles por la tarde. Antes, Cameron, que mantendrá mañana martes la última reunión con su Gabinete, atenderá las últimas cuestiones que le quedan pendientes y comunicará su renuncia a la reina Isabel II. "Estoy encantado con que Theresa May vaya a ser la próxima primera ministra. Es fuerte, competente y es más que capaz de desempeñar el liderazgo que el país va a necesitar en los años venideros", ha apuntado Cameron a las puertas de la que todavía es su residencia oficial, donde ha reiterado su apoyo a la ministra del Interior.

May, que se ha mostrado "honrada" por su nombramiento, ha dejado claro que no hay vuelta atrás en el referéndum que el pasado 23 de junio en el que ganó la salida de Reino Unido de la UE y que ahora se trata de forjar un nuevo rol de su país en el mundo. "Necesitamos una nueva visión de futuro, sólida y positiva. Una visión para un país que funcione no solo para unos pocos privilegiados, sino para todos, porque vamos a dar a la gente un mayor control sobre sus vidas", ha afirmado la futura primera ministra —que ya ha sido confirmada oficialmente como líder del partido conservador— en una breve comparecencia a la entrada del Parlamento.

Theresa May partía como clara favorita para la sucesión de David Cameron, habiendo obtenido el apoyo de 199 diputados conservadores, frente a los 84 que apoyaron a Leadsom. Las dos mujeres eran las finalistas en el proceso de sucesión, tras la eliminación de los otros tres contendientes en dos votaciones entre los diputados tories. El próximo 9 de septiembre debían someterse a la votación de la militancia para determinarquién sucedía a David Cameron al frente del partido y, automáticamente, se convertía en la primera ministra de Reino Unido.

"El país", ha dicho Leadsom, "necesita inmediatamente un fuerte liderazgo". "Creo que al abandonar la UE nos espera un futuro brillante", ha añadido. "Theresa May, con el 60% de apoyo entre los colegas tories, está idealmente situada para implementar elBrexit en los mejores términos para los británicos y ha prometido que lo hará".

Graham Brady, al frente del Comité 1922, que gestiona el grupo parlamentario conservador, ha comparecido poco después de las 13.30, hora peninsular española, para ofrecer algunas pistas sobre los próximos acontecimientos. Brady ha confirmado que Theresa May será la nueva primera ministra, negando la posibilidad de que se rescatara a Michael Gove, el tercer clasificado de los cinco candidatos iniciales. "No habrá lucha por el liderazgo", ha asegurado. Y ha anunciado que a lo largo el día se reunirá el órgano ejecutivo del partido para establecer los plazos en los que May se convertirá en la nueva líder.

"Procederemos con rapidez", ha dicho Brady. Ante preguntas de si May podría ser primera ministra hoy mismo o esta misma semana, no ha querido avanzar acontecimientos pero ha confirmado que "será menos de nueve semanas", que es el plazo que quedaba hasta la elección, el próximo 9 de septiembre, que la retirada de Leadsom ha evitado. Buscando precedentes, se pueden citar los 38 días que transcurrieron entre que Gordon Brown ganó (sin rivales) la batalla por el liderazgo y se convirtió en primer ministro. Pero la voluntad mayoritaria en el partido parece ser, en esta ocasión, acortar los plazos lo máximo posible.

Desde el principio del proceso fueron muchas las voces dentro del Partido Conservador que presionaban a Leadsom que se retirara para no alargar la incertidumbre política, desatada tras la decisión de los británicos de abandonar la UE el pasado 23 de febrero, que está provocando tensiones en los mercados.

Andrea Leadsom, de 53 años y diputada desde 2010, se había convertido en una estrella emergente del conservadurismo británico tras su apoyo entusiasta alBrexit durante la campaña. Quiso lanzar una candidatura al liderazgo “optimista” que conectara con aquellos que apoyaron la ruptura con la UE. Al contrario que ella, Theresa May apoyó la permanencia, aunque con perfil bajo. Contaba con el apoyo de Boris Johnson, el popular exalcalde de Londres que renunció a suceder a Cameron traicionado por su exaliado Michael Gove.

Theresa May, por su parte, se quiso presentar como la candidata de la estabilidad, la solidez y la fiabilidad. Es la ministra que durante más tiempo ha portado la cartera de Interior y se ha mantenido siempre al margen de las intrigas internas del partido tory.

La candidatura de Leadsom enseguida se zambulló en la polémica cuando, en una entrevista con The Times este sábado, la diputada insinuó que su condición de madre de tres hijos la capacita más que a May, que no tienen descendencia, para ser la próxima primera ministra. “Genuinamente, siento que ser madre significa que tienes un verdadero interés en el futuro del país, un interés tangible”, declaró.

Las declaraciones desataron un auténtico revuelo político, y la propia Leadsom quiso distanciarse de lo que definió como “periodismo de alcantarilla”. Desde el periódico, tuitearon extractos de la transcripción de la entrevista para confirmar su literalidad. "Ya he dicho a Theresa cuánto lamento cualquier daño que le pueda haber causado y cómo el artículo decía completamente lo contrario de lo que dije y creo", ha explicado el lunes en el Daily Telegraph.

Durante el anuncio que Leadsom ha leído este mediodía, la diputada ha admitido que la dureza de la breve batalla por el liderazgo le ha dejado "destrozada". Y le ha deseado a May "el mayor de los éxitos".

http://internacional.elpais.com/internacional/2016/07/11/actualidad/1468234678_917841.html