“Soy feliz con lo que hago y cómo lo hago”

Es un tipo sencillo, y es lo primero que quiero decir de él. A Jorge Aragón, pianista, compositor, arreglista y productor musical, no le interesa inundar las redes sociales anunciando siempre dónde va a estar, con quién va a estar, qué va a hacer y cómo se siente. Pudiera hacerlo y provocaría muchos Me gusta y comentarios porque nadie quedaría indiferente ante sus fotos con Beatriz Márquez, Silvio Rodríguez, Esperanza Spalding, Frank Fernández, Real Project, Yissy García y otros grandes de la escena musical de Cuba y otras partes del mundo.

 


Jorge Aragón orquesta un tema de Adolfo Guzmán para Beatriz Márquez.


Jorge Aragón prefiere que la gente disfrute la música, su música, esa que emana de su alma y gracias a sus manos, va más allá de las teclas del piano. Él es feliz sabiendo que hace lo que le gusta, lo que aprendió de su padre, lo que sabe hacer desde que tenía cinco años. “Y aprender, porque aprendo mucho todos los días mientras estudio el piano, instrumento que respeto mucho, cuando leo partituras de grandes orquestaciones como las de Ravel, Debussy, Rachmaninov o John Williams y mientras paso tiempo con todas los grandes artistas que el destino ha puesto en mi camino”.

Hablábamos y escuchábamos “Este amor que se muere”, un dúo perfecto entre La Musicalísima y Juan Formell, con el acompañamiento poco conocido y mencionado de Jorge Aragón en el piano.

“Recuerdo que esa fue mi primera vez junto a Beatriz Márquez, estaba muy nervioso y más aún cuando se unió Formell. La grabación la hicimos en el 2010, recuerdo que pasé varios días estudiando. Me alegra que haya perdurado en la preferencia de muchas personas”.

Tu “tía” Beatriz Márquez y tú han realizado otros trabajos juntos…

Así le digo yo y ella me dice sobrino. ¿Cómo lo sabes? (Sonríe). Pues sí, recién terminamos un proyecto homenaje a Adolfo Guzmán, uno de los grandes músicos cubanos. Es mi cuarto disco con ella, pero el primero en el que funjo como productor musical, además de que estoy en el piano y en cada arreglo. Es uno de los trabajos más importantes que he hecho. A este álbum le dediqué de 10 a 12 horas diarias durante cinco meses.

En el disco está también la orquesta del Instituto Superior de Arte, dirigida por José Antonio Méndez, una jazz band que conformé, el coro Entrevoces de la maestra Digna Guerra… en total 104 músicos.

Se incluyen 11 canciones, entre ellas, “Profecía”, “No puedo ser feliz”, “Libre de pecado”, “Siempre es navidad”, “Lloviendo”, “Por tu falso Amor”, “Te espero en la eternidad”… Es un disco precioso. Estudié bien las canciones porque fue una época que no viví, busqué información sobre Adolfo Guzmán, analicé las letras, y ya cuando tuve la lírica y la melodía eso me brindó música. Después vinieron los ensayos, las partituras, que los músicos comprendieran todo, la grabación, la edición, mezcla y buscar la mejor calidad de sonido.

Beatriz cantó como solo ella puede hacerlo, vivió esa época, así que fue una maravilla poder hacer este trabajo junto a ella; el sentimiento real de pasión y entrega se escucha claramente a través de su voz. Cuando terminamos de grabar la última canción (“Te espero en la eternidad”), se me acercó llorando, dándome las gracias (y otras cosas que me dijo que solo ella y yo recordaremos), y en ese momento todo el sacrificio de los cinco meses trabajando, pues se convirtieron en tan solo segundos.

Crece tu experiencia como productor musical, y llegan los premios...

Estoy muy contento con el premio Cubadisco para Última Noticia, el primer álbum de Yissy García, no solo porque trabajé como productor musical y porque integro su proyecto Banda Ancha, sino porque es mi amiga desde que teníamos nueve o 10 años de edad.

Ahora Yissy es una gran artista y formar parte de su grupo me ha hecho crecer, esa mezcla de la electrónica con el jazz y distintos géneros exige la experimentación constante. Se nos da bien improvisar, hacer cosas diferentes porque en primer lugar nos llevamos todos bien.

Trabajé además en Aviones de papel con Jan Cruz; en Mis 21 años, de Giraldo Piloto y Klímax, grabé todos los teclados; en Mis duetos, de Beatriz Márquez; en el DVD de Luna Manzanares fui el productor y participé en el disco de Real Project.

Con Silvio Rodríguez sigo trabajando, aprecio mucho esas oportunidades que vivimos juntos. Hemos tocado en el medio de la calle, en zonas intrincadas, donde nunca imaginé tocar. Además, aprendo mucho de su constancia, disciplina, es de las personas más grandes que conozco y que más he sentido que me respeta, como músico y como ser humano. Realmente es un placer y una dicha.


“Me paso mucho tiempo escuchando música, sobre todo clásica”. Foto: Suenacubano


Trabajo ahora en tres temas de un disco con Alain Daniel. Él me confesó que lo quería hacer desde hace tiempo, junto a una orquesta sinfónica y un formato de trío. Le dedico mucho tiempo, el mes que viene lo grabaremos.

Deberías darle más importancia a composiciones propias…

Algo he hecho para la Camerata Romeu, por ejemplo, porque me gusta componer. Apenas tengo tiempo, o mejor dicho, apenas hago el tiempo. De todos modos, pienso que un arreglo a un tema es como una composición. Lleva una introducción y un acompañamiento que es propio del arreglista, el puente, las codas… es muy parecido a una composición aunque la base sea una canción de otro.

Me paso mucho tiempo escuchando música, sobre todo clásica, que es la que más me llega, la que más me enseña. Me gustan las orquestas sinfónicas, que en realidad es mi gran pasión, la música para cine, las canciones y el jazz… Por esos caminos estarán mis composiciones siempre.

¿Cuándo tendrás el tiempo para hacer tu propio proyecto?

Tener mi propio proyecto es difícil, primero que todo tendría que definir bien el formato y creo que tengo muchas ideas como para tener un solo formato y ya. A veces no me alcanza el tiempo para todo, tengo compromisos con muchas personas, y cuando tengo estas propuestas como arreglista o productor (siempre y cuando sea valorado mi trabajo), pues el tiempo realmente no alcanza. Así voy postergando mi idea de hacer mi propio proyecto, o mejor dicho, mis proyectos…

Debo hacerlo y estoy consciente de que depende de mí. He trabajado en muchos discos, pero incluso como pianista estoy detrás de cada artista principal. Realmente tengo muchas inquietudes y me siento joven, con deseos y fuerzas para hacer todo lo que pueda. Creo mucho en que el tiempo es limitado, debo aprovecharlo y no vivir nunca bajo el dogma de pensamientos de otras personas que no me dejen avanzar. Todos tenemos un propósito en la vida, creo que el mío lo haré lo mejor posible y no porque algunas cosas no estén bien, o mejor dicho, se hayan acostumbrado a no hacerlas bien, no puede existir alguien que quiera hacerlas lo mejor posible.

Tampoco le doy tanta propaganda a lo que hago, ya lo sabes, y eso también incide en que no me conozca mucha gente. Pero no importa, yo soy feliz con lo que hago y cómo lo hago.