Sin disimulo

La líder de Alternativa para Alemania explicará al Consejo de musulmanes "por qué les odia"

CARMEN VALERO - Berlín

29/04/2016 14:33

La presidenta del ultraderechista partido Alternativa para Alemania (AFD), Frauke Petry, ha aceptado la invitación del Consejo Central de Musulmanes a asistir a una reunión para que les explique por qué odia a los musulmanes.

"Es mejor hablar entre nosotros que sobre nosotros", ha declarado este viernes a la emisora "Deutschlandfunk" una conciliadora Petry previo al congreso que celebra este fin de semana su partido y durante la que se pactará un programa que incluye entre otras medidas propias de la derecha populista la mención de que "el islam no forma parte de Alemania".

Esa declaración, diametralmente opuesta al mensaje de tolerancia y convivencia que lanza el resto de la clase política en un contexto de crisis migratoria, no sólo ha sido muy contestada sino que ha levantado ampollas entre los 4,8 millones de musulmanes que viven en este país.

Pero no es la única afirmación cuestionada. Petry que hace malabares para mantener una cierta cohesión en su partido, dividido entorno a esta cuestión entre islamófobos declarados y aquellos que no creen necesario prohibir los símbolos del islam, es capaz de asegurar que su partido respeta la libertad de culto y añadir después que "para practicar la religión no hace falta minarete".

"Queremos saber por qué la AfD odia a los musulmanes", explicó el presidente del Consejo Central de Musulmanes, Aiman Mazyek tras invitar a Petry desde las páginas del diario "Neu Osnabrücker" a la próxima reunión del consejo de dirección de la asociación.

Petry, acusada de estigmatizar a una comunidad religiosa, lo que no sucedía en Alemania desde tiempos de Adolf Hitler, cree que el islam constituye una amenaza a las raíces judeocristianas que forman parte de la tradición alemana y no sólo en este país, sino en todo el continente, pues "el islam intenta extenderse cada vez más en Europa", argumenta.

"Es posible la convivencia, pero sólo cuando las reglas están claras y esas reglas son las nuestras", sostiene la líder de AfD, una mujer menuda de verbo incendiario, partidaria de que las fuerzas de seguridad recurran al uso de las armas para impedir que los migrantes entren ilegalmente en suelo alemán si es necesario.

El partido alemán de corte islamófobo

Fundado en 2013 como movimiento liberal y euroescéptico, la AfD se ha reconvertido en un partido populista de corte islamófobo con la crisis migratoria como telón de fondo, un caldo de cultivo que aprovechó para salir de su letargo y ganar apoyo en las urnas.

En las elecciones regionales celebradas en marzo en tres estados federados, la AfD obtuvo resultados sorprendentes. En Sajonia-Anhalt se posicionó con un 24 por ciento de los votos como segunda fuerza política.

Envalentonados por esos resultados la AFD celebra este fin de semana en Stuttgart un congreso para pactar el programa con el que acudirá a las elecciones generales de 2017. Lo harán rodeados de fuertes medidas de seguridad, en previsión de altercados y manifestaciones, que además coinciden con las del Día Internacional del Trabajo.

 

http://www.elmundo.es/internacional/2016/04/29/57234a70ca47415c048b463f.html