Sergio Vitier: músico de confluencias

Sergio Vitier fue músico de confluencias, como de confluencias es la música cubana toda, la cultura de la isla. Pero la vocación integradora de Vitier siempre fue manifiesta, decidida. Era un compositor de honda cultura, que manejaba disímiles referencias; conocía de las raíces de nuestro gran entramado sonoro y con indiscutible originalidad las recreó en sus obras.

Ahí está ese coherente maridaje entre la pauta hispánica, por tanto, occidental; con células rítmicas de origen africano. Pero maridaje no es la palabra exacta: sería mejor hablar de integración armoniosa. Porque en muchas de las creaciones de Vitier esos elementos se funden en una sonoridad única e indivisible. Música cubana, puro linaje. Pero dialogante, muchas veces desde el homenaje y a veces desde el cuestionamiento, con el acervo universal.

         Foto: José M. Correa

Una de sus constantes creativas era la resignificación del ritmo, no asumido sencillamente como elemento festivo, propiciador de lo bailable, sino como elemento dramático, de singular lirismo, en ocasiones programático. Esa circunstancia se evidencia en buena parte de su obra sinfónica. No hay colorismo fácil, arrebatos folcloristas. Con su música, Sergio honró la tradición de Caturla: lo negro en toda su contundencia formal y simbólica, con su espectro amplio de significaciones y sus posibilidades estrictamente musicales.

Lo hispánico y lo africano trascendiendo su capacidad meramente lúdica… y no significa que Sergio Vitier desconociera el valor de lo lúdico. Hay que hablar también de su trabajo como intérprete de la  guitarra, que obviamente, es punto de partida de sus creaciones para ese instrumento. Se codeó con los grandes músicos de su momento, pero bebió también de las esencias más populares. Autor inquieto y pródigo, hizo música para el teatro, la danza y el ballet, el cine y la televisión.

Algunas de sus melodías integran ya la memoria musical de la isla, la más esencial y entrañable. Sergio Vitier, integrante de una de las más ilustres familias de la cultura cubana, garantizó hace mucho su trascendencia, reconocida en casi todos los ámbitos de la creación. Es uno de nuestros imprescindibles, habrá que contar siempre con su obra raigal y revolucionaria.

Fuente: Trabajadores