Septeto Santiaguero, tradiciĆ³n y contemporaneidad

Nuevamente el Septeto Santiaguero cautiva con su talento. Así lo confirmó en su más reciente presentación en el globalFEST (gF), el evento más importante de la industria musical en Norteamérica, donde se llevaron las palmas junto a otras agrupaciones que —según refirió el diario The Nueva York Times— navegaron entre lo conservador y la adaptación, entre el hogar y el exterior.

El conjunto, decía el rotativo, llegó liderado por la conga y los bongós, la guitarra acústica y solos tocados en el tres, y trompetas irreverentes que respondían a los cantantes. Fueron astutos, románticos, definitivamente cubanos, y no solo para el disfrute local. 

Y es que para suerte de los profesionales y del público que pudo asistir a los showcases del gF, la cita trajo grupos que transmitieron en su quehacer no solo la historia de sus naciones, su tradición e identidad, sino un claro signo de cercanía y ajuste a las nuevas tendencias de la música contemporánea.

Artistas como Betsayda Machado, de Venezuela; Ssing Ssing, de Corea; Jojo Abot, de Ghana; las bandas Hoba Hoba Spirit, de Marruecos; la Orchestre Afrisa International, congolesa; o la surasiática Indo-Pak Coalition, no actuaron bajo los preceptos comerciales establecidos en el mercado musical, al contrario, lo hicieron desde los recuerdos que inspiraron sus orígenes.

El globalFEST —que se realiza a inicios de cada año e incluye más de 1 500 profesionales de la música, miembros de la prensa y seguidores del arte— fue una ocasión para trascender la industria, o lo que es mejor, para insertarse en su entramado desde la autenticidad que solo confiere el apego a las tradiciones.