Selección de poemas

NUEVOS CANSANCIOS Y TERRORES

La relación entre el ser
y el pensar no es importante.
El hombre tiene bastante
con el morir y el nacer.
Nadie puede resolver
un problema que no existe.
No comprender es muy triste
cuando escuchamos la voz
omnipotente de Dios;
pero Dios, ¿en qué consiste?


EL PROFETA

¿Qué vereda se indica,
cuál es la vía santa,
cuando Jesús predica
o cuando Nietzsche canta?

Rubén Darío


1

Hermanos: Que no se asombre
nadie con lo que diré.
¿De qué nos sirvió la fe?
Yo os anuncio al superhombre.
Yahveh tan sólo es un nombre,
un verbo que se deslustra.
Ninguna verdad ilustra
si después vendrá la calma.
Morimos en cuerpo y alma.
Así hablaba Zaratustra.


2

El hombre es sólo un microbio,
un virus, una bacteria.
El hombre es sólo una arteria
de un organismo anaerobio.
El hombre vive en oprobio
sumido. El hombre no importa.
La brújula se desnorta.
El porvenir se deslustra.
Así hablaba Zaratustra.
Pero la vida es muy corta.
Mucho más cuando se aborta
un superhombre a menudo.
El diablo baila desnudo
y su danza reconforta.
Se nos pudre en la retorta
un verbo que se deslustra.
Ninguna verdad ilustra
si después tendremos alma.
Ninguna verdad nos calma.
Así hablaba Zaratustra.


LOS HIPERBÓREOS

Cuando dudéis, absteneos.

Zoroastro


1

Los hiperbóreos ignoran
las verdades evidentes.
A fuerza de ser prudentes
olvidan a Dios. Adoran
sus entelequias y oran
por la cosa en sí. Perdura
en ellos la razón pura.
Piensan luego existen; mas
invocan a Satanás
por miedo a la selva oscura.


2

Fervorosamente anuncian
la llegada de un Mesías
hiperbóreo. Buscan vías
para evadirse y denuncian
a los fieles que pronuncian
la palabra libertad.
Ser hiperbóreo, en verdad,
¿es un fatal sortilegio?,
¿un pequeño privilegio?,
¿una gran necesidad?


3

Nos declaramos ineptos
para comprenderlos. ¿Quién
sabe qué cosa es el bien
o el mal? Algunos adeptos
desconocen los preceptos
de su brutal herejía.
Padre Nuestro, a sangre fría
nos quieren cortar de ti
y empuñan un bisturí
que nombran filantropía.


LLAGADO DE BELLEZA

La tristeza es un estorbo,
pero es mejor la tristeza.
Lo bueno nunca regresa.
La fuerte dosis de morbo
que ponemos en un sorbo
de felicidad, espanta.
¿Quién es feliz? ¿Quién aguanta
ser feliz por un minuto?
Sonríe si estás de luto.
Si eres desgraciado, canta.


BIFURCACIÓN

Para Danilo Góngora,
que me reveló su encrucijada. 
 
En la soledad, el solitario se roe el corazón;
en el mundo, se lo roe la multitud, ¡Escoge!

Nietzsche

En cada cambio hay un pacto
con el demonio. Se alternan
el bien y el mal. Nos gobiernan
fuerzas oscuras. El acto
de vivir es inexacto.
Siempre hay dos alternativas
como mínimo. Recibas
el don o no de la luz,
escoger es una cruz
que cargarás mientras vivas.


EL SUPERHOMBRE

Examino las verdades
que me enseñaron. La mística
y la inquietante estadística
son mis oscuras mitades.
¿Confío en las vaguedades
de que la ciencia se ocupa?
Los santos quieren que escupa
mi dolor sin blasfemar.
Los sabios quieren hallar
a Cristo con una lupa.


Tomado del libro Examen de fe. Premio Iberoamericano Cucalambé 2001.
Publicado por la Editorial Sanlope (Las Tunas, 2002)

 

FICHA
 
José Luis Serrano: Poeta cubano. Nació en Estancia Lejos, Gibara, Holguín, 1971. Es ingeniero eléctrico y se desempeña como especialista en la Dirección de Trabajo de su provincia. Ha merecido, entre otros reconocimientos, el Premio Nacional Cucalambé por su libro El mundo tiene la razón (escrito en coautoría con Ronel González), y el Premio Iberoamericano Cucalambé con su volumen Examen de fe. Pertenece a la agrupación conocida como Escuela de la décima holguinera. Ha publicado los libros Bufón de Dios (Reina del Mar Editores y Ediciones La Luz, 1997); Aneurisma (Premio Nacional Fundación de la Ciudad de Santa Clara 1998; Editorial Capiro, 1999); La resaca de todo lo sufrido (igual premio en el 2002; Editorial Capiro, 2003); Los Inquilinos de la Casa Usher (Ediciones Holguín, 2005); El baile extraño (Cuadernos Dédalo, Asociación Hermanos Saíz, 2005); El yo profundo (Editorial Letras Cubanas, 2005) y El Gran Vidrio: Último Discurso de Zaratustra (Editorial Cuadernos Papiro, 2006). Es coautor de la antología Los Pies del tiempo, Diez poemas cubanos (Editorial Oriente, 1998).