Selección de poemas

 

CAMINATA HACIA
EL CENTRO DEL SOL

Qué mares qué orillas
qué rocas grises y qué islas
qué agua lame la proa…

Thomas S. Eliot

PRESENTACIÓN DEL ANCLA

Barrunto soy      acertijo
parto gris de las arenas
un relámpago en las venas
del mar     Arruga
entresijo
con escamas
amasijo
de atalayas buceadoras
navegante en las esporas
del tiempo 
Entre sus hamacas
son muñones de resacas
mis bolsillos sin «ahoras»
ni «antes»      Sólo «después»
viaja en ellos     No hay memorias
junto a la herrumbre

¿Qué historias
puedo yo contarle al pez?

Ancla me hicieron       envés
del muelle      –viva frontera
entre el colmo y la ceguera
del hombre–
rito olvidado
ubicuidad
un legado
de astillas sobre la espera
 

FRENTE AL GOLFO DE GÉNOVA   TAL VEZ

De muy pequeña edad entré en la mar
navegando, e lo he continuado fasta hoy.

Cristóbal Colón (1501)

Frente al Golfo de Génova    (tal vez)     mira un niño el azul. Llueven campanas. Del palazzo San Giorgio, las ventanas bostezan profecías.

Soy un pez de muy pequeña edad, pero después –cuando llegue a mancebo– navegante he de hacerme. Con brújula e sextante caminaré la mar de punta a punta. Fasta el rey me vendrá con la pregunta:

¿Cuán luengas son las tierras, Almirante, do las Mares Océanas terminan su bullir?

Atardece. No hay augur que levante su voz. Todo el Ligur es un cuenco de anémonas que trinan, hervor de iridiscencias. Alucinan las olas su irreal inmediatez. Vibran los campaniles.

Soy un pez, eso soy; sólo un pez de muy pequeña edad…

Música leve. Un niño sueña frente al Golfo de Génova      (tal vez).
 

NOCTURNO EN EL PARAÍSO (SIN EVA)

No somos Dios
no nos equivoquemos otra vez

Pablo Milanés
 

Noche     Luna de sal
Crujen las velas
Dos fantasmas se juntan en la popa
dos incendios en una sola copa
donde no bebe Dios      Los centinelas
dormitan su añoranza de vihuelas
y corpiños abiertos     No hay serpiente
convocando a manzanas     Arde el puente

Dos hombres que se aman     una piel
(Haz que encuentren su isla     San Miguel
Sáciales en las venas esta urgente
sed de amar cara al sol     Lleva a la pira
tanta sombra marcada por tabúes
A ras de los prejuicios      urubúes
sobrevuelan Sodoma

Ven y mira
Cada tabla es un nido que respira
un silencio de abrazos)

¡Emboscada!
Azufre sobre el filo de una espada
dos cuerpos caen al mar     a lo profundo

(Ah     San Miguel      su isla bajo el mundo
llegó sobre la cruz de una estocada)

UNA MUJER DESCOSE SUS VIOLINES
CONTRA EL TIEMPO

los himnos que se apagan
Son gaviotas los ojos cuando vagan
más allá del reloj……Ya no hay jazmines
sobre la mar

                    (Anuncio de maitines)

Se avitrala el amor     En cada astilla
gime una vela rota
Pesadilla

(Anuncio de completas)

Huele a muerto
Y esta mujer que espera frente al puerto
En la curva del vientre     una semilla

PANDORA VIAJA EN CRUCERO

(Octubre 1492)

Ordalía
Naciente      Una profecía
de sangre cuelga en los vientos

Pandora      sus argumentos
y un cofre que se destapa

Algún demonio sin capa
sobre América deambula

Un designio se coagula
en la vagina del mapa

¿VOLVERÁ EL HUITZILIN?

El Templo Mayor humea
sobre el llanto de una virgen

La tierra náhuatl……. –el reino
donde gobernó Coatlicue–
clama por Huitzilopochtli

No hay respuestas
…………………Un cacique
increpa al dios

………..¡Habla!........¿Cuándo
………..volverán los colibríes?

Triunfa la espada que arde
sobre el pubis de Malinche

_____________________________

Huitzilin: Colibrí en lengua náhuatl. (Creían los aztecas que sus guerreros muertos renacerían como colibríes).

REFLEXIONA EL PECIO
(FRENTE AL HOLANDÉS ERRANTE)

Bajo la sal navega mi estatura de libélula hendida. No hay sirenas que traigan ya a mi oído cantilenas sobre mapas sin nombre. ¿Qué armadura podría defenderme de la hondura donde sucumbo al puño del oleaje? Un fantasma pasea el andamiaje de mi perfil. Enigma. Un hombre muerto bebe aún los adioses de algún puerto raigal. Sólo una astilla del paisaje se le quedó varada entre los huesos sin epitafio. Hollines del ayer.

Capitán de la ausencia, ¿qué poder te incrustó en el olvido? No hay regresos posibles, capitán. Estamos presos bajo el orbe y su búsqueda insensata de finales felices: caminata hacia el centro del sol.

¿Y la memoria?... Firma acuerdos nupciales con la Historia. «Mañana» en un papel. Letra escarlata.

MONÓLOGO DEL PEZ

En el jarrón de cristal (sobre la mesa de Freud)

De  dónde vine……quién soy
en qué antiguo lamedal
no vi la luz……Ni un fanal
de barco fantasma vino
contra la sombra……Qué sino
me convirtió en souvenir
fósil……Venga un palantir
a revelarme el camino
que anduve
………..¿Subí del fondo
del universo?.......Tal vez
no fui ni siquiera un pez
real…….Acaso en lo hondo
era apenas un redondo
balbuceo……una invectiva
de Segismundo……cautiva
humedad…..légamo…..icor
añico de alguna flor
incorpórea a la deriva
Aborto de ovas y lamas
soñando ser un esquife
más allá del arrecife
(y apenas bajel de escamas
pudo ser)

¿Acaso en llamas
cayó algún reino abisal?
¿Seré un Neptuno pluvial?

Pero entonces…..por qué estoy
sobre la mesa de Freud
en el jarrón de cristal

______________________________

En una mesa del consultorio del doctor Sigmund Freud llamaba la atención un jarrón de cristal lleno siempre de antigüedades: escarabajos egipcios, hachas de sílex del paleolítico, figurillas antiguas… Freud trataba de investigar, a través del psicoanálisis, cómo algunos acontecimientos de la infancia de sus pacientes, habían configurado sus personalidades adultas. Aquellos objetos prehistóricos –solía decir a sus visitantes– eran también piezas claves de la «infancia de la especie humana».

DÉJA VU

Mar y cielo copulan por el filo del mundo
Las jarcias van gimiendo su canción de gaviotas prisioneras
el puente huele a miedo y a rotas esperanzas
(Oleaje)
Bulle un fangal profundo donde muere la noche

……….¿Cuál cometa errabundo ancló sobre mi espera?
……….Se ciñe un nuevo hilo del tiempo a mis insomnios

(El tiempo es un bacilo)

……….¡Diez mil maravedíes!
……….Haz…..Señor….que mañana cambie el azul a verde
……….Yo…..Rodrigo de Triana…..te imploro

Mar y cielo copulan por el filo del mundo
Un pez metálico boga en una maraña de estalactitas negras
(El Mar Rojo está lleno de pústulas que muerden)

………..¡Danger!.....¡Danger!

Del cieno suben los viejos mitos
(Periscopio)

………..¿Qué extraña voz me llama allá afuera?

Todo sabe a guadaña sin bridas
Las tres Moiras por el casco deambulan

………..¡Dios….sálvame de ésta!
………..Los locos que fabulan sobre barriles de oro
………..no saben que en Chicago mi Peter Pan aguarda por su héroe

¿Qué mago fabrica héroes?

(Mina)

Mar y cielo copulan…

Tomado del libro Cicatrices de sal. PREMIO IBEROAMERICANO CUCALAMBÉ 2009.
Publicado por la Editorial Sanlope (Las Tunas, 2010)
http://cucalambe.blogspot.com/2013/06/cicatrices-de-sal_19.html
 

FICHA
Irelia Pérez Morales: Poetisa cubana. Nació en Camajuaní, Villa Clara, en 1956. Reside en Cienfuegos. Entre otros, ha recibido: Premio Décima y tradición (2006 y 2007); el del II certamen internacional de poesía “Ábaco” (Alcalá de Henares-Madrid, 2006); el del I certamen internacional de poesía “Palabras Diversas” (Madrid, 2006); el segundo premio en el XVIII certamen internacional de poesía “Mujeres Progresistas por la Igualdad” (Alcorcón-Madrid, 2007); y el primer premio en el concurso nacional de décima Francisco Pereira, también en el 2007. En el 2008 ganó el Premio Ala Décima con su cuaderno Después de las sirenas, y obtuvo el segundo lugar en el Premio Iberoamericano Cucalambé, con su poemario Partitura inconclusa. En el 2009 recibió el Premio Principito, de poesía para niños, y el Premio Iberoamericano Cucalambé.