Selección de poemas

Por el mar de mis ancestros

Yo era más que esta maldita circunstancia
y el papel me dio un barco
para coserme al pecho la paz.
He tenido que huir como las aves
con esa estacionalidad
esperar a mis últimos días para recobrar la inocencia.
Ellos lo cambiaron todo
antes hubiera sido una diminuta canoa
pero lo destruyeron todo
para esperar el árbol
cortado   despulpado   procesado.
Yo quería ser el agua
pero me hicieron un barco.

Y ahora que amo las letras blancas
borraron los destinos
los naufragios
la humedad.
Me están modernizando.
Yo quería ser el agua.
Hoy basta con un barco de papel
y la ola que va siendo nuestra vida.
 

Nadie en el espejo
La cama estaba frente al sol.
Madre limitó la claridad del día
cerraba las ventanas
para que la luz no hiriera mis ojos.
Llegué a amar la oscuridad al amanecer.
No pude levantarme a detenerla.
Afuera la luz hacía caer todos los espejos
sobre mis ventanas.
 

Tener mi carne
Hay una pregunta apuntándome como una flecha.
Esta es mi carne.
Reconócela. Degústala. Redúcela.
Sabrás quién soy
si no puedes intuirme de otras formas.
Solo aceptas el camino de la carne.
Aquí está. Pálpala.
Pero debes evadirme.

Maldigo lo que te sostiene.
Reconozco la vida como un paisaje devorado.
Ten mi carne.
Me he desprendido.
Alguien que no tenía cuerpo me enseñó a morir.
 

Aquí no vive
Si fuera un ave desprendiendo
la casa que han puesto en el tronco del árbol
las maderas cortadas para formar un techo.
Si fuera un ave
aceptando la lluvia bajo las alas
picoteando la lógica claveteada con esfuerzo.
Si fuera un ave
picoteando y picoteando
advirtiera que esta casa no es el bosque.

Cargar una curva en la espalda
En cualquier latitud del tiempo
un rostro indefinido se cultiva
pero no escarba la tierra
porque nada brotará de una semilla
más bien del deseo
de encerrar todo el pasado en un nombre
y llevarlo en la mano como si pudiera ofrecerse.

Rostro
Frente al espejo
hazle ver 
quién es el enemigo.

Poema mudo
El silencio era un himno inquebrantable.

 

Antonio Herrada Hidalgo (Holguín, 1992): Poeta y narrador. Estudiante de la Facultad de Geografía de la Universidad de La Habana. Posee la distinción Hijo Destacado de la Ciudad de Holguín. Graduado del XV Curso de Técnicas Narrativas del Centro Onelio Jorge Cardoso. Obtuvo mención en el premio Pinos Nuevos 2014 con el cuaderno de poesía Asimetría, al cual pertenecen estos poemas, y que saldrá publicado en la próxima Feria del Libro por Ediciones La Luz. Ha obtenido además los siguientes reconocimientos: Premio Nuevas Voces de la Poesía en Holguín 2012, Premio Rafaela Chacón Nardi in memoriam 2014, Mención Extraordinaria del XXIX Premio Mundial de Poesía Nósside 2014, Mención en Poesía de Ciencia Ficción en el concurso Oscar Hurtado 2014, Mención en el Concurso Eliécer Lazo, Finalista del Premio Wolsan 2014 y La Gaceta de Cuba 2015. Aparece en las antologías El sagrado silencio del valle (Hidden Brook Press, Canadá, 2010), Poetas del Mundo (España, 2011), El Libro Verde de Cuba (Feria Internacional de Poesía de La Habana e Instituto Estatal de Cultura de Tabasco, México, 2011), Poderosos pianos amarillos (Ediciones La Luz, 2013), El árbol en la cumbre (Letras Cubanas, 2014) y Sinfonía visible (Costanera Editorial, 2014). Ha publicado en las revistas Pionero, El Caimán Barbudo, Ámbito y Matanzas, y en los sitios digitales Isliada y Orquesta Eléctrica. Coordina la sección de literatura joven Asimetría de la revista Alma Mater. Es miembro de la Asociación Hermanos Saíz.