Selección de poemas

PASOS DE UNA IMAGEN

En mis calles un transeúnte
conversa sus recuerdos,
no asiste a misa,
sólo unos versos le visten,
en su piel el aire graba
la inolvidable voz.
Así en los pasos de una imagen me refugio
cuando el árbol abandona sus raíces
en la letra de una canción.

Es compartir la distancia
en las horas del día,
presumir de héroes con la ESPADA ROTA,
construir una leyenda en el paralizado tiempo.

Lord Byron en mis calles
abraza al transeúnte,
se toman de las manos,
el mar les devuelve una sonrisa,
acostumbrados están
a repartir las palabras sobre invisible papel.

En los pasos de una imagen me refugio
donde nunca calló el silencio,
un ESPEJO HA RASGADOsu historia,
jamás reconocen las figuras
pero el transeúnte llega a mí
cuando la distancia y el tiempo
se alejan del horizonte.

LEYENDA A ORILLA DEL OLVIDO

Prefiero los días donde
el viajero enseña a desordenar
VIENTOS sin Reyes Magos.
Construye esta mi soledad
porque te invento de hojas SECAS,
la ciudad que absorbe la noche
es huésped de mis OJOS,
pintar en los besos ajenos
orgullos contra una ESPADA
hasta llegar a la habitación
donde jamás un cuerpo.
Como barca irreversible retornas entre huellas
sólo leyendas a orillas del olvido
y un exilio de memorias y hombres
bajo los ESPEJOS.
 

NUNCA DISEÑÉ EL VESTIDO DE NOVIA

Aquel muchacho salió de mis venas
CRISTALIZANDO el futuro
desconstruí tantos versos
que apenas recuerdo la memoria:
salmo infiel;
antigua casa en un retrato.

Nunca diseñé el vestido de novia
pero el AGUA retorna a su lugar,
cambia las PIEDRAS,
PIEDRAS sobre la imagen de una Biblia.
A este camino le HIEREN los pies,
promesas murieron como LUZ de una vieja LÁMPARA
fatigada de acariciar sombras ajenas.

Fueron las mismas horas ESTATUAS,
espera que languidece
en los SUEÑOS aún por nacer.
Tus callados enemigos mis versos
regresan,te cubren,
irremediablemente te abandonan.

Nunca diseñé el vestido de novia,
quedo descalza en el recuerdo,
una puerta se ha cerrado
a mitad del tiempo.

 

ARISTAS

Vuelvo a caminar entre palabras,
la desnudez,
virgen que regresa acaso virgen o mito de esquinas.
Ayer lo desollaron
al verbo y respiraba
como el vientre de una PERLA.
Me salgo a una ciudad en derrumbes y medianías,
aquí yace la próxima semana.

Triunfar, no arrodillarse,
el perdón es dádiva de condenados
al magro de la repetida cara,
al OJO del día,
al siempre existir.
Aquel febrero tres caras y un nombre
no se repite la historia
jamás la felicidad entre PAREDES.

En la niebla NAUFRAGO,
nadie se explica por qué velos
si veintisiete años pueden
MORDER el secreto. Me salgo a una ciudad
paroxismo cobrando deudas
y ajusticiar al tiempo
como sólo lo hace el tiempo.

Me rehice de mordeduras sanas
mi vestido se abre a todos
en las noches ansío rostros futuros,
soy la castidad donde la ESTATUA agoniza,
vidente noche
confiesa su culpa. Se destruye.

 

PEZ SOBRE UNA ESTATUA

Travesti del día en otoño desempolvamos SUEÑOS:
poesía que traspasa telones,
encuentra las ruinas
y un niño sobre hojas
que prefiere su historia. Vicio de un escenario
donde la guitarra es pez sobre una ESTATUA.
Tus dedos acarician mi imagen:
cuerda que te besa y no sientes
pasos de cuerpos sobre cuerpos.
Desoída voz el silencio cuando miran tu boca
rima perfecta en mi rostro.
Reverente inocencia
quiero tus notas para TRAGAR mi carne,
mi carne solitaria indígena
semidesnuda carpa que se retira al anochecer.
Eres trotar del tiempo en la infancia cercana,
olvidas, miro detrás de un palco a esta música mía:
vicio de un escenario donde la guitarra
es PEZ sobre una ESTATUA.

CIUDAD PALOMA
QUE ATRAVIESA MI SANGRE

Las PAREDES, RÍOS del tiempo
regresan,
una nota recuerda que asidos a la prehistoria
los poetas conversaron del primer hombre que SOÑÓ.
El mago sentencia la paloma,
fue la paz inventada por antiguos,
ahora sus alas serán de pasado y lágrimas.
La mujer del ESPEJO se inventa un traje,
pasea la ciudad,
alguien recoge su futuro,
ella solamente vive en el ESPEJO,
no ha visto jamás una paloma.
Los tejados brindan con el MAR
la sola canción del misionero:
aquella LUZ fumada por Medusa
cuando le fue robado el cuerpo.
Digamos que por accidente BEBIMOS del pecado,
pueden creerme,
el cuerpo es una DAGA QUE HIERE cada día,
el beso eterno al enemigo,
la fiera que MUERDE y consuela.
El mago absuelve a la paloma.
Los poetas MUEREN en el último acápite
de la inercia. La mujer del ESPEJO
se ha quedado desnuda,
pasea la ciudad,
los transeúntes DEVORAN al tiempo como pan bendito
pueden creerme,
el cuerpo es una DAGA QUE HIERE cada día,

Tomado de Antología Cósmico-Lírica de Juventina Soler Palomino (Por Fredo Arias de la Canal. Frente de Afirmación Hispanista, México 2000)

FICHA
Juventina Soler Palomino: Poetisa cubana. Nació en Manzanillo el 13 de febrero de 1970. Estudió en el Instituto Superior Pedagógico Blas Roca, obteniendo el título de Licenciada en Educación, en la especialidad de Literatura y Español. Laboró en el Centro de Promoción Literaria Manuel Navarro Luna. Ha publicado Antología Cósmico-Lírica de Juventina Soler Palomino (Por Fredo Arias de la Canal. Frente de Afirmación Hispanista, México 2000). Ha obtenido mención en los concursos Juan Francisco Sariol y 20 de octubre, respectivamente; además fue premio en el concurso Colombo-Cubano Afranio Parra Guzmán, auspiciado por el Taller de Creación Siembra, de Cartagena de Indias, Colombia. Ha sido antologada en Casa de las Alucinaciones, Grupo Da Capo, de 1995 y en la compilación de poetas granmensesAl sur está la poesía, del año 1997.