Selección de poemas

En lugar de la tristeza

 

Los clásicos laureles y los almácigos de la ciudad
caminan hacia los transeúntes. La noche reciente es
de un extraño violeta y será de un azul relampagueante,
cuando resuene el golpetazo de las nueve. El invierno trajina
en las cúpulas predominantes y en los sótanos.

Está más alto que nunca el cielo. 

Acaso es el momento de atosigar los pájaros dormidos,
bajo las ramas colmadas por la lluvia. Las ramas metálicas,
resonantes, de árboles cuyo nombre un día aprenderemos.
Aunque no habrá otros pájaros que tus manos, ni otro color
sino el tuyo entre las hojas. Una hoja cálida y fría
anda dentro de mí, temblando, y es tu ausencia. 

Mejor será adentrarse en la sombra propicia
de las cafeterías. 

 

El dorado fuego y la lluvia

 

El fuego de la tarde
una y otra vez
ha sido hostigado por la lluvia. 

El tronco quebrado de un flamboyán
cae sobre las buganvilias
y los pétalos rojo naranja
derraman su delicada sangre
sobre las aceras. 

La humedad deshace los montículos
donde viven las hormigas locas,
la casa en el filo del aire
de las mariposas
y los nidos. 

Pasa el viento en sus violentos
caballos ciegos. 

Y el fuego de la tarde
crepita y canta en agonía
hostigando por los puñales de la lluvia. 

 

Leyenda árabe

Cruzado de brazos
sintió llegar
madurar y apagarse
una tras otras
las estaciones.

Y una tarde sin sol
vio pasar el carro fúnebre
de su último enemigo.

Cuando intentó
alzar la copa del brindis triunfal
su mano se volvió una flor rota
y su cabeza llena de odio
se inclinó por última vez.

 

Ponte el alma

 

  "ya va a venir el día..."
                                      [Vallejo]

 

Otra vez amanece
en mi fardo de deberes pendientes.
Porque hago cosas que no tengo
por qué hacer,
pero que debo. 

La historia, que es el ayer,
y que también es la vida,
me conduce y me asedia. 

Y si pospongo
la trama del poema,
en beneficio de otras honrosas demandas,
puede ser para siempre. 

Así lo denuncian
las flores secas
que un día
se dejaron tentar
por requiebros del viento. 

Más vale el canto
muerto de amor
que la prosa viva de los deberes,
los pulcros informes
y las cortesías. 

 

Los héroes

Unos están por arriba de los hechos
E instrumentan la historia. Otros
Acometen acompasadamente los múltiples
Oficios y hacen la humanidad, la masa
Que nunca irá delante de lo ya expresado
Y sin la cual nada sería posible. 

Ante las disyuntivas memorables,
El héroe desabotona su camisa en público
Y toma, directamente, el toro por los cuernos.
Como la esposa que distribuye el orden doméstico,
Él suma los engranajes de una época y bebe su agua
O duerme (únicamente lo necesario) o se pone a pensar
En los amigos de mucho antes, por ahora
Fatigados entre la muchedumbre. 

Con cuántos de nosotros están hechos
Estos desapacibles, estos desemejantes.
Creo que fueron siempre inmortales;
Pero no como los dioses de la mitología,
Sino porque no se anticiparon a sí propios,
Sino porque anduvieron al ritmo de sus vidas,
Hasta moldear todo ese mundo
Que les cupo en las manos. 

 

Tomado de Arte Poética
Ficha: Luis Suardíaz. (Camagüey, 1936- La Habana, 2005) Periodista, poeta, crítico, ensayista y editor cubano. Tomó parte en las actividades literarias de los grupos "Los nuevos" y "Tiempo nuevo", de su ciudad natal. Fue miembro del movimiento 26 de julio. Después del triunfo de la Revolución fue codirector del periódico Orientación Revolucionaria de Camagüey, así como fundador del grupo Novación Literaria, cuyo medio de expresión fue Prensa Libre. Se desempeñó también como profesor de inglés y posteriormente impartió Materialismo Histórico y Dialéctico en la Escuela de Cuadros del Consejo Nacional de Cultural. Fue director de Literatura y Publicaciones del CNC y miembro del Consejo Editor de la Editora Nacional de Cuba. Fue Consejero Cultural en Canadá y la antigua URSS y más tarde fungió como director de la Biblioteca Nacional José Martí. Se graduó como Licenciado en Ciencias Sociales. Entre 1977-1981 fungió como vicepresidente primero de la UNEAC, más tarde como director de la Editora Política (1981-85). También fue  vicepresidente de Prensa Latina, y director de las publicaciones  Prisma Latinoamericano y Cuba Internacional. Por su libro Haber vivido recibió mención de poesía en el concurso Casa de las Américas de 1966. Recibió el Premio Nacional de Periodismo José Martí en el 2005.