Raúl Torres: “A lira reluciente”

“A lira reluciente”, dice Raúl Torres, y regresa al patio de las yagrumas, a guitarra limpia, en un concierto que promete el reencuentro con temas que han moldeado paisajes compartidos —“Regrésamelo todo”, “Candil de nieve”, se escuchan de fondo—, y augura el diálogo con nuevas canciones del cantautor cubano. El próximo 23 de abril es la cita, a las cinco de la tarde, bajo la sombra de la yagruma, para nombrar otra vez la belleza con todas las generaciones y las tendencias de la trova.

“Siempre ha apostado por composiciones que no son de letras fáciles, sino que persiguen llegar a los detalles más profundos de las relaciones humanas”, nos recuerda el investigador Joaquín Borges-Triana, para quien, “en conjunto, la producción autoral e interpretativa de Raúl Torres corrobora la idea de que una auténtica visión cultural tiene que ir más allá de constreñirse tanto a un estrecho nacionalismo como a los efluvios imperiales”.


 

El guitarrista César Ochoa Cadrelo compartirá este recital, que por su formato cercano, íntimo, contrasta con una de las más recientes presentaciones del trovador en el Teatro Nacional, junto a la Orquesta Sinfónica Nacional. Queden los públicos de siempre sobre aviso para este especial encuentro.

Con la presencia de la obra del maestro y hermano Nelson Domínguez en este concierto, se confirma, felizmente, la vocación integradora que el Centro Pablo comenzó a desarrollar desde su nacimiento 20 años atrás. Unir lenguajes, acercar artistas de diversos modos de expresión, hacer coincidir distintos territorios de la imaginación y la belleza han sido, también, banderas de este tiempo que celebramos. En el caso de Nelson, con su obra presente en este concierto de Raúl Torres, estamos recordando y agradeciendo una vez más, en la distancia y en la cercanía, aquel gesto inicial y generoso, en el que más de una veintena de artistas de la plástica de muy diversas generaciones, donaron sus obras para ayudar al surgimiento del Centro Pablo. La obra de Nelson acompañando a Raulito en esta presentación es símbolo de muchas cosas hermosas.

Algunos datos biográficos: Raúl Torres es oriundo de Bayamo (Cuba), aunque se le conoce artísticamente desde muy niño en la ciudad de Matanzas. Con ciertos amigos, Pablo Milanés y Xiomara Laugart, marcan en 1989 su carrera: a partir de entonces será convocado a múltiples producciones discográficas y sus temas integrarán el repertorio de importantes intérpretes y agrupaciones cubanas y foráneas: el disco La Distancia, de la cantante Simone, incluyó “Se fue”, y Ana Belén versionó “Regrésamelo todo” para Peces de ciudad.

Van Van, Bamboleo, Ivette Cepeda, Vania Borges, Anacaona, Lucecita Benítez, Elena Burke, Argelia Fragoso, Omara Portuondo, Luna Manzanares, Víctor Víctor, Rumbatá, Lynn y Haydée Milanés, Leoni Torres y Alba Molina, son algunas de las agrupaciones y artistas que han hecho suyos los temas del cantautor, quien además ha colaborado y compartido escenario con prestigiosos músicos como Silvio Rodríguez, Djavan, Joaquín Sabina, Fito Páez, Santiago Feliú, César López, Rember Duarte, Augusto Enríquez, Yasek Manzano, Danay Suárez, Elena Gil, Amaranta Pérez, Rolando Luna, Kelvis Ochoa, David Torrens, Alexander Abreu, Buena fe o Alejandro Filho.

Actualmente el cantautor cuenta con doce álbumes individuales: Candil de Nieve, Ala de luz, Maketa de platino, Fénix de cristal, Raúl y Pablo, In extremis, Rescate de un naufragio, Horizonte de sucesos, Otra vez Quijote, Si fuera flor (de canciones infantiles), Café Bombón y Nítida fe, este último junto a la Sinfónica Nacional de Cuba, bajo la batuta del Maestro Enrique Pérez Mesa y con arreglos de Miguel Núñez.

Quede hecha la invitación a Muralla 63, el próximo 23 de abril, a las cinco de la tarde: Raúl Torres en concierto.