Ramona de SaĆ” Bello (Cheri)

Fidel fue como padre para el ballet cubano. Sin él y la Revolución no habríamos tenido una compañía como el Ballet Nacional. Él ideó y fundó la Escuela Nacional de Arte y, cuando aquella escuela creció y se multiplicó, su presencia fue decisiva para que el ballet tuviera esa hermosa escuela que hoy lleva el nombre de Fernando, justamente, el primer director que tuvimos en la ENA.

Hizo todo por la cultura cubana, por el ballet cubano, por los artistas y maestros de arte. Todavía tenía muchos proyectos e ideas que nos quedan por cumplir y que, sin dudarlo, se cumplirán. Es el encargo que nos deja, junto con el gran dolor de su partida.