Radio Reloj: 70 aƱos reportando

Este viernes, la emisora Radio Reloj cumple 70 años. Sin atreverme a suponer cuántos, solo pienso en los tantísimos relatos narrados desde sus cabinas, primero, al estilo de sus fundadores Eduardo Tristá, Héctor de Soto, Reinerio Flores, Félix Travieso y Julián Espinal; y luego marcados por la pauta que cada generación impuso.

Pienso en José Antonio Echeverría y su alocución durante la toma del Palacio Presidencial el 13 de marzo del 57, interrumpida antes de concluir; en los sucesos del reparto Orfila, una década antes, de donde surgieron frases como “Radio Reloj reportando” y “La noticia en acción”. En lo insólito que resultó para algunos la fundación de una emisora que alternara el horario con noticias y anuncios en vivo. Y en el pequeñísimo local donde radió por primera vez, en Monte esquina a Prado, con una mesa, dos sillas, un micrófono y un metrónomo.


Foto: Internet


Pienso en la popularidad que alcanzó poco después de una década de trabajo, y con la que cuenta hoy día. En los hechos que ha seguido en vivo, desde aquel enfrentamiento de pandillas en Marianao (Orfila) hasta el ajusticiamiento de batistianos, la lucha contra bandidos, discursos del Comandante, asambleas del Poder Popular…; en la compañía en tiempos de huracán; en “la luz” que ha irradiado siempre sobre el desconocimiento.

Radio Reloj es la única emisora de la Isla que permanece al aire en vivo, las 24 horas del día, todas las semanas; y la única planta del país que trasmite la hora de más de 20 capitales del mundo, a las 12 meridiano y en la medianoche.

En lo personal, Reloj me ha regalado buenos amigos, que son, sobre todo, excelentes periodistas. Entregados a su labor, sorteando los obstáculos que (nos) impone una exigua economía para la prensa, reportando en todo el país, contando las líneas para que la noticia no exceda el minuto y estropear la locución.

Lo que para muchos puede significar un modo de obtener la hora precisa o una forma de conocer, en síntesis, qué está sucediendo, supone para otros una inspiración, un impulso para saltar de la cama cada mañana, un estilo de vida, o simplemente, una vida completa.

Cuando esta noche sus mismos locutores reporten el final del día, solo estarán dando paso a una nueva etapa de trabajo, al año 71, el primero de muchos para el “minutero que informa”.