Premio del lector invade Feria

El Premio del lector cubano fue dado a conocer el pasado jueves en la Sala Nicolás Guillén, de La Cabaña. Su propósito es destacar aquellos títulos cuyas ventas superan el 70 por ciento de su tirada en un tiempo relativamente breve, durante su primer año de circulación.   

 


Hacer y deshacer el amor, selección de Alex Fleites para Ediciones UNION,
uno de los libros más buscados por nuestros lectores. Foto: Cortesía de la editorial


Para hacer el análisis de las estadísticas de las ventas de 2016 en todas las provincias, se conformó un jurado integrado por personas con diferentes vínculos al libro: libreros, escritores, editores, explicó Enrique Pérez Díaz, quien fungió como presidente.

Por absoluta unanimidad, esta junta acordó conceder el Gran Premio del lector al libro Raúl Castro. Un hombre en revolución, de Nikolai S. Leonov, publicado por la editorial Capitán San Luis. De acuerdo con su tirada —fundamentó Pérez Díaz—, el volumen alcanzó numéricamente la venta más alta y significativa en menos tiempo. “Es una obra que revela la vida, entrega y rica personalidad de uno de los líderes de la revolución cubana, visto a través de una amistad de más de medio siglo, cimentada durante un viaje a México, entre el autor y el entrevistado”, dijo.

En igual nivel de categoría fue premiado Lo que yace a través del mar. La verdadera historia de los cinco cubanos, de Stephen Kimber, de Ciencias Sociales. “Según los propios protagonistas de la gesta este es el libro más abarcador y ajustado a los hechos que ellos han leído sobre el caso. Es un texto maravilloso que mezcla verdad y ficción y trasciende la historia de los héroes para darnos un panorama del enfrentamiento cubano americano”.

Asimismo, fue galardonada la novela La piedra de rapé, de Daniel Chavarría, publicada por la Editorial José Martí. “De inteligente, ingeniosa, distinta de su obra precedente por la modalidad narrativa, puede ser catalogada esta novela, que centra su trama en una encendida polémica bibliófila en cuanto a la historicidad de un texto antiguo”, señaló el presidente del jurado.

Hacer y deshacer el amor, selección de Alex Fleites, publicado por Ediciones Unión, fue el otro libro laureado. “Se trata de una recopilación de 14 intensos relatos de algunos de los narradores cubanos contemporáneos más brillantes que toma como base dos antologías separadas por 30 años y con pasión se testimonia los avatares de los habitantes de la Isla en este lapso de tiempo”.

De muy significativo fue calificado por el jurado Las campanas de Juana la loca, de Marta Rojas, de la Editorial Oriente. Momentos delirantes del nuevo mundo —puntualizó el orador—, cuyo telón de fondo despliega la inteligente y transgresora reina.

Publicado por la Arte y Literatura también fue premiado El caballo de la palabra. Proverbios y enigmas africanos, de Rogelio Martínez Furé. Sobre el texto Pérez Díaz dijo: “recorrer estos proverbios es volver a indagar en una sabiduría ancestral y descubrir esa especial percepción del universo, otros usos de la metáfora y el símbolo; una oportunidad única de sumergirnos en un mundo de erudición y a la vez de ingeniosidad”.

Echú-elegguá. Equilibrio dinámico de la existencia, de Adrián de Sousa Hernández, publicado por Ediciones Unión, también estuvo entre los galardonados. Su antecedente fue un libro muy significativo que vio la luz en 1998, pero siempre su autor había sentido que le quedaban cosas por decir y antes de morir dejó preparada una nueva edición: la que hoy tenemos en nuestras manos.

Un relato en favor de la tolerancia, la autodeterminación de los infantes, en el sentido de que los niños son capaces de tener sus propios sentimientos con independencia de lo que digan y piensen los adultos: La niña y el elefante, de Frei Beto, publicado por Gente Nueva, también alcanzó el Premio del lector.

De igual modo, 1984, de George Owell, fue galardonado por sus altas ventas. Publicado por la Editorial Arte y Literatura, esta es una obra con una estructura lineal, sin grandes complejidades formales, pero con un tono ensayístico donde se acude al uso de recursos como la ironía, el sarcasmo y el absurdo para hiperbolizar sobre cómo se puede socavar la individualidad humana.

Y, por último, un libro para adolescentes, publicado también por Gente Nueva: La bella durmiente en Central Park, de Gretel Jimenez. ¿Qué pasaría si luego de dormirse durante 100 años una princesa despierta esperando el añorado beso de un príncipe y se encuentra en el Central Park de Nueva York?

Los premios fueron entregados a editoriales y autores por Abel Prieto, Ministro de Cultura, y por Juan Rodríguez Cabrera, presidente del Instituto Cubano del Libro.