Por una sociedad de iguales

La Jornada de Solidaridad “Todos somos Venezuela: diálogo mundial por la paz, la soberanía y la democracia bolivariana”, reúne desde este sábado a más de 200 activistas y representantes de movimientos sociales de unos 60 países que respondieron a la convocatoria de la hermana nación latinoamericana.


Presidente Nicolás Maduro. Foto internet

 

El habitual programa “Los domingos con Maduro”, realizado en esta ocasión desde la cima del Warairarepano, imponente cadena montañosa que custodia Caracas, contó con tan especial publico. 

En el encuentro número 93, el presidente Nicolás Maduro, acompañado por el mandatario boliviano, Evo Morales, actualizó a los presentes sobre temas vinculados con la realidad de su país. El reinicio de los diálogos con la oposición en República Dominicana, las tareas de la Asamblea Nacional Constituyente para consolidar la paz, las acciones para contrarrestar las sanciones unilaterales de Estados Unidos, así como las cercanas elecciones de Gobernadores, formaron parte del diálogo.

Maduro ratificó ante los presentes que “si nos van a juzgar por nuestra perseverancia y firmeza histórica, que nos juzguen, pero no nos dejaremos derrocar, ni el pueblo venezolano se dejará quitar el poder político de la Revolución”.

Los delegados al evento mostraron, asimismo, su respaldo a la Revolución Bolivariana, y reconocieron que la nación del Libertador es víctima de una campaña mediática generada por poderes imperialistas que ambicionan sus riquezas naturales. Criticaron las voces que denuncian la existencia de una dictadura en un país que con su amplio sistema de Misiones, entre otras acciones, implementa un proyecto que coloca al hombre en el centro de sus políticas, siguiendo un modelo de sociedad más justo e inclusivo.

También destacaron la firmeza del pueblo venezolano que tras cuatro meses de violencia logró frenar el golpe de estado que promovía las fuerzas opositoras con ayuda desde el exterior.

Durante la jornada de apertura de este encuentro mundial de solidaridad, Delcy Rodríguez, presidenta de la Asamblea Nacional Constituyente, expuso el peligro al que hoy se enfrenta su país: “Son caminos de intervención que se han venido construyendo, ataque al orden democrático, construcción artificiosa de la idea de crisis humanitaria y recientemente el enemigo tomó otro camino que pretende sembrar para justificar la intervención que es la comisión supuesta de delitos de lesa humanidad por parte del gobierno venezolano. Han intentado todas las vías contra nuestra Revolución, contra el pueblo de Venezuela. Han perturbado e imposibilitado la gobernabilidad del presidente Nicolás Maduro.”

En esa misma jornada inaugural sesionaron varias Mesas de Trabajo para elaborar una propuesta de plan de acción internacional en apoyo a Venezuela, así como en la redacción de la Declaración de Caracas.

Talleres, debates, actividades culturales, foros sobre seguridad y defensa integral de la nación y otro sobre antiimperialismo y nuevas luchas sociales forman parte de la agenda.

Durante las actividades preparatorias del evento el vicepresidente sectorial de Desarrollo Social y de la Revolución de las Misiones, Elías Jaua, expresó el valor de la propuesta en un contexto en el que “el pueblo de Venezuela libra una de sus más importantes batallas por preservar su independencia, su libertad y su autodeterminación, para construir una sociedad de iguales donde podamos vivir todos con justicia y con dignidad”.

La convocatoria venezolana generó variadas actividades de solidaridad en países como la Mancomunidad de Dominica. La isla caribeña reconoció los esfuerzos que realiza Venezuela para mantener la estabilidad interna sin poner en peligro su soberanía e independencia. Mensajes de amor y paz hacia la Patria de Bolívar generó el capítulo especial en Dominica, vinculado a esta jornada de solidaridad mundial.

En Europa, la capital italiana, Roma, también se unió a las muestras de apoyo a través del encuentro “Venezuela no está sola”, organizada por las asociaciones La Villetta, Red de Comunistas y Nuestra América. Los intelectuales, periodistas, activistas, académicos, fuerzas políticas, movimientos sociales, cultores y estudiantes reiteraron su respaldo y apoyo al pueblo y Gobierno Bolivariano.

Una gran marcha antimperialista por las calles de Caracas cerrará las actividades que hasta el 19 de septiembre propiciarán un escenario de solidaridad en la que voces de todo el mundo ratificarán que solo la unión y hermandad entre los pueblos sigue siendo la mejor arma para vencer los poderes hegemónicos imperialistas, que intentan imponer un pequeño grupo de naciones.