Por el fomento de una cultura del debate

«Si precisamos de un sujeto crítico, capaz de discernir en un país y un mundo como los de hoy: diversos, multifacéticos, ceñidos a varias influencias, se impone, en especial, que ese individuo posea una cultura del diálogo».  Quien así se expresa, el doctor en Ciencias Históricas Elier Ramírez Cañedo, coordina y conduce desde hace ya varios años el espacio Dialogar dialogar, que tiene su espacio en el Pabellón Cuba, auspiciado por la Asociación Hermanos Saiz (AHS).


“Que se imponga el respeto al pensamiento diferente y el fomento de una cultura del debate”
 

El propio Ramírez Cañedo ha formulado en varias ocasiones que las intenciones de Dialogar… son las de continuar estimulando el debate permanente sobre temas de nuestra realidad más cercana, sobre todo la que se ha venido construyendo en estos casi sesenta años de Revolución. En cada una de sus tertulias los asistentes han tenido la oportunidad de debatir diversas ponencias, de exponer sus criterios y argumentos y se ha discutido con agudeza, responsabilidad y compromiso temas que preocupan a la sociedad cubana actual.

Los resultados de los primeros encuentros son recogidos en el volumen Hacia una cultura del debate. Espacio Dialogar dialogar, de la AHS, de reciente publicación por la Casa Editora Abril. Esta selección de textos, realizada de igual modo por Elier Ramírez, ayuda a comprender, desde la diversidad de asuntos que contiene, la utilidad del debate intergeneracional que ha logrado el proyecto desde su primera convocatoria, según afirma el vicepresidente primero de la Uneac, Luís Morlote Rivas, en las palabras de introducción al volumen.

En ese propio texto, Morlote Rivas recuerda cómo Dialogar… nació unos días después de la muerte de Alfredo Guevara y se inspiró especialmente en los frecuentes intercambios que sostuvo ese gran maestro con los jóvenes en sus frecuentes visitas al Pabellón Cuba: «Durante largos encuentros, una y otra vez, nos pidió, nos exigió, fomentar espacios para la discusión, escuchar al otro, dar argumentos, estudiar, dedicar tiempo a pensar y no rehuir ningún tema por escabroso que fuera y defender con ideas los valores de la Revolución».

La idea de esta compilación, asegura Ramírez Cañedo, es socializar al máximo los análisis sostenidos en cada encuentro, de manera que los intercambios no quedaran solamente en el recuerdo de quienes tuvieron la posibilidad de participar en ellos. Nuestra intención, señala, es continuar estimulando el debate permanente de estos contenidos en nuestra sociedad y un libro como este puede ser un vehículo idóneo para tal propósito.

En Hacia una cultura del debate se recogen trece encuentros y otros tantos asuntos sometidos a discusión, entre los que destacan: ­­­­¿Es posible cambiar la mentalidad?; ¿Qué significa ser revolucionarios en la Cuba de hoy?; Tendencias actuales de la guerra cultural contra Cuba; Proyección y debate de los capítulos de la serie documental Cuba Roja; El desmontaje de la historia y cómo enfrentarlo; Cuba y los cubanoamericanos; La epopeya contemporánea de Rubén Martínez Villena, y José Martí en la hora actual de Cuba.

Estos temas son expuestos y defendidos por intelectuales como Fernando Martínez Heredia, Esteban Morales, Rafael Hernández, Enrique Ubieta, Jesús Arboleya, Eduardo Torres Cuevas y Pedro Pablo Rodríguez, entre otros.

Quienes asistan a esta próxima presentación del volumen (miércoles 27 de diciembre, 3.00 p.m., Casa del Alba Cultural), estarán contribuyendo a la suprema aspiración que lo alienta: que se imponga el respeto al pensamiento diferente y el fomento de una cultura del debate.