Palabras de clausura FILH, 2018

Quisiera, en nombre del Comité Organizador de la 27 Feria Internacional del Libro de La Habana, transmitirles el enorme placer que hemos sentido por haber compartido juntos, estas edificantes jornadas de trabajo.
 

Público asistente a la Feria. Foto: Racso Morejón
 

El empeño por hacerle agradable y productiva la estancia a todos los visitantes que vinieron a La Cabaña o a las 22 sedes de la capital, donde destaca la presencia de niños y jóvenes, ha sido, una vez más, nuestra principal motivación en estos días memorables del libro, de la literatura y de otras muchas expresiones de la cultura cubana y universal.

Es imposible agradecer a todos los que han animado y hecho realidad la Feria en esta etapa. Entre ellos, saludamos a: escritores, editores, diseñadores, traductores, promotores, impresores, trabajadores de la sede o de las subsedes, al Partido y al Gobierno de la capital, los visitantes extranjeros y la activa presencia de todas las provincias del país.

¿Quién podría negar que las dedicatorias al Dr. Eusebio Leal y a la hermana República Popular China le den un sentido muy especial a este evento?

Eusebio, con su proverbial sencillez, con su energía sin límites, con un poder comunicativo único y con la confianza de siempre en su pueblo y en el futuro de este país, al que ama entrañablemente, ha encontrado en estos días, en medio de su quehacer permanente, los espacios necesarios para intercambiar, saludar y abrazar a miles y miles de personas, que como nosotros, quisieran siempre tenerlo cerca, para abrazarlo y decirle ¡Gracias por su obra, gracias por su entrega, gracias por su lealtad a Fidel, a Raúl y a la Patria!

China, inmenso país de cultura milenaria y de logros extraordinarios del saber humano, ha sobrepasado todas las expectativas que se crearon en nuestro pueblo, cuando supimos que le estaríamos dedicando esta fiesta de las artes.

Su amplia delegación de escritores, editores, artistas y funcionarios ha regalado un programa inolvidable, con presencia en todos los escenarios posibles. Aquí no quedará este esfuerzo. Los diez convenios de colaboración firmados y el disfrute por estos días de una importante muestra de su arte y de su cultura, han logrado con creces una profundización significativa en los lazos existentes entre los pueblos chino y cubano.

Más de 55 años de relaciones diplomáticas, de colaboración en múltiples campos y de sincera amistad, reafirman nuestra seguridad de que esta ocasión ha servido para fortalecer el intercambio cultural en general, y muy especialmente en el campo de las letras.

La Feria Internacional del Libro en Beijing, en agosto próximo, contará con la presencia de la cultura cubana. Allí evaluaremos la marcha de los proyectos conjuntos impulsados en estos días y se abrirán nuevas formas y etapas de colaboración.

Seguiremos demostrando al mundo que una gran potencia mundial puede mantener relaciones civilizadas, constructivas y de sincero respeto con un pequeño país, muy distante geográficamente, pero muy cercanos en la batalla por construir un futuro próspero y sostenible para sus respectivos pueblos.

A través del Excelentísimo Señor Embajador Chen Xi, deseo transmitir a la delegación china que nos visitó y a la propia embajada de la República Popular China en La Habana, nuestro agradecimiento por todo lo logrado y por haber hecho posible este feliz encuentro en una nueva dimensión.

Hoy, cuando llegamos al final de la primera etapa de la 27 Feria Internacional del Libro, no podemos olvidar el enorme esfuerzo que realiza nuestro Estado para que cada año podamos sostener este evento, con la presencia de miles de títulos y millones de ejemplares, aun cuando pueda faltar, para la expectativa del lector especializado, una mayor variedad. Para lograrlo, seguiremos trabajando sin descanso, siempre pensando en la satisfacción posible que podamos dar a los visitantes al recinto ferial.

Como hemos informado, las editoriales cubanas ponen a disposición del público más de 4 mil títulos y unos 4 millones de ejemplares. De ellos, más de 600 títulos y 2 millones de ejemplares, son novedades.

En la participación de 463 representantes de 43 países, destaca la presencia de 158 expositores, 172 escritores y 64 artistas.    

Unas 2 690 acciones literarias y artísticas enriquecieron el evento: 912 en La Cabaña y 1778 en las sedes de la Ciudad. Se desarrollaron, entre otras, más de 100 conferencias, unos 50 paneles, alrededor de 40 premiaciones y homenajes, cerca de 80 actos digitales, 200 lecturas de poesía y más de mil presentaciones de libros y revistas; así como decenas de conciertos, exposiciones, puestas en escena y proyecciones cinematográficas.

El público ha adquirido unos 353 mil ejemplares; 52 mil más que en igual etapa de la pasada Feria. La asistencia ha sido de unos 445 mil visitantes, superior en 29 mil al 2017.

Las cifras aquí mencionadas, aun cuando expresen un crecimiento en los indicadores citados, no deben interpretarse como que hayamos logrado una satisfacción plena de las aspiraciones y necesidades del público lector y la familia que viene a cada espacio ferial.

La Gran Librería, la de rebaja de precios, la de libros técnicos y la de Proyectos Especiales, junto al esfuerzo realizado por los expositores, ha contribuido a beneficiar la gestión del lector en su constante batallar por encontrar el libro que busca.

No se puede desconocer que podemos y debemos lograr una oferta más variada y balanceada de libros, la que debe combinar la novedad con las reimpresiones y reediciones que el público espera.  

 Haber mantenido con nuevas y variadas ofertas de trova y poesía el Patio de los Laureles, expresiones culturales tan cercanas a la Feria del libro, con participación de destacados artistas y creadores le agregan un sello muy especial a estos días de sano esparcimiento de la familia cubana y de nuestros invitados.

Buena acogida del público ha tenido el Proyecto CUBADIGITAL, diseñado especialmente para niños y jóvenes, con el esfuerzo de más de 15 instituciones, ha marcado el despegue del evento en el uso de las nuevas tecnologías para el bien de la cultura en general, y especialmente para el libro.

Miles de libros, obras musicales y audiovisuales, se han descargado gratuitamente, acción a la que se le dará continuidad en el desarrollo del evento en las provincias, gracias al esfuerzo realizado por el país y especialmente por el Ministerio de Cultura.

Queridos trabajadores del libro, cubanos o visitantes, todos juntos, hemos logrado, hacer más feliz la estancia de cada niño, joven o adulto que participó en estos días de fiesta de la cultura cubana.

Los días que aquí hemos vivido y que hoy concluimos, son el comienzo de este evento, el que viajará por otras 15 sedes a lo largo del país, hasta su clausura el 13 de mayo en Santiago de Cuba.

Debemos continuar perfeccionando la calidad de nuestras ferias como uno de los importantes eventos culturales, que cada año recorre el territorio nacional. Nunca podremos olvidar, que algo de tal alcance y magnitud, solo es posible en un país con un sistema social como el nuestro, donde la cultura está en función del ser humano y su desarrollo, haciendo posible sostener un evento de esta magnitud, a pesar de las múltiples limitaciones económicas que hoy tenemos, agravadas por la continuidad de un bloqueo recrudecido, despiadado y cruel, impuesto por el gobierno de los Estados Unidos, el que ya dura más de medio siglo.

Al dejar clausurada la primera etapa de la 27 Feria Internacional del Libro, hacemos patente nuestro homenaje eterno a su fundador, creador e inspirador, al Comandante en Jefe Fidel.

Muchas gracias.