Otorgan premios del III Concurso Internacional Abriendo Puertas

Cuando la infatigable Yecenia Ramírez Sosa, coordinadora general del Proyecto Grafomanía (Guantánamo)  me invitó a formar parte del jurado del III Concurso Internacional Abriendo Puertas de poesía breve y minicuentos,  no imaginé el poder de convocatoria del joven certamen literario.

La certeza llegó después, como una clarinada, cuando la convocatoria cerró con la evaluación de casi dos centenares de obras recibidas de 22 países, incluidas 87 de autores cubanos. Esta vez, cantidad y calidad se correspondieron.

El jurado de minicuentos integrado por Ana Luz García Calzada, Víctor Hugo Pérez Gallo y Alberto Guerra, decidió otorgar el Premio Internacional a El vendedor de  Ilusiones, de José Luis Chaparro González (España); en tanto  el Premio Nacional recayó en  Vieja Habana, de Nathaly Hernández Chávez (Matanzas) y un Premio Especial para  Evolución, de Marlys Estrada Cañada (Cárdenas, Cuba).

Fue difícil elegir entre 114 poemas breves recibidos, pues en una gota cada obra debía develar un océano. Evaluar siempre resulta un riesgo, mas la coincidencia fue notable entre los miembros de un jurado integrado por quien escribe esta nota y las poetas guantanameras Sobidelia Iglesias y Mayelín Manfarrol.

Así, resultaron ganadores Bonsái, de Mariana de la Paz Arabarco (Argentina) en el apartado internacional y  Escrito en el reverso de una foto de Nobuyoshi Araki, de Ketty Blanco Zaldívar (La Habana) recibió el Premio Nacional. Se otorgó Premio Especial a Visitaciones, de Darioska García Hinojosa (Guantánamo).

Según Yecenia Ramírez Sosa, coordinadora general del proyecto Grafomanía: “Abriendo Puertas no es solo un concurso, es la oportunidad de sumar voces, voluntades, optimismo, creatividad. Es un sueño que año tras año nos evoca la satisfacción más grande, la de sabernos protagonistas de un concurso en el que cientos de personas creen y seguirán creyendo”.

Valga destacar la imagen gráfica del Proyecto Grafomanía y del concurso, a cargo de Alex Leyva Galano, así  el esfuerzo organizativo que encabezó la propia Yecenia, además de Arletty Romero Lafargue y Drian Orduñez Pelegrín.

La premiación, que tuvo lugar esta semana, puso luz al escenario del  Centro Cultural Café Cantante América. Este es un concurso con el nombre bien puesto, pues anda abriendo puertas al mundo, desde la provincia más oriental del archipiélago cubano.