Ocho días a la semana con los Beatles

¿Asistió alguna vez a un concierto de los Beatles? ¿Tomó videos o instantáneas de los cuatro de Liverpool en algún momento? ¿Conserva archivos de audio captados por usted sobre la banda? Sí es así, sea parte de nuevo de la historia…

Con esta campaña lanzada en la página de Facebook de los Beatles ─la cual registra más de 40 millones de seguidores─, el realizador y productor norteamericano Matthew White inició el proyecto de lo que se convertiría años después en el largometraje documental The Beatles Eight Days a Week: The Touring Years (2016).


Foto: Internet


Cuando ya parecía imposible encontrar una arista original vinculada a la mítica banda inglesa, White logró recopilar un número considerable de materiales de archivos captados por fans de todo el mundo que permanecían desconocidos. La singular película compila entrevistas, fragmentos de conciertos, giras y estancias de los Beatles desde la perspectiva del grupo y de sus seguidores. Para los beatlemaniacos cubanos constituye, sin dudas, un regalo especial la proyección del documental en el contexto del Festival del Nuevo Cine Latinoamericano, sobre todo teniendo en cuenta que su equipo de realización seleccionó a Cuba como el país de estreno del filme en América Latina.

Matthew White, autor intelectual y productor de la obra dirigida por Ron Howard, explicó que todo comenzó cuando descubrió una pieza de los Beatles en Alaska filmada por los camarógrafos de la National Geographic. “Los Beatles estaban de gira y tuvieron que hacer una escala inesperada en Alaska por un mal tiempo. Cuando los camarógrafos de la National Geographic que estaban allí filmando un documental sobre el lugar, se enteraron de que ellos venían, corrieron a captar el momento en que se bajaron del avión y llegaron al aeropuerto. Ese hecho me hizo entender que en cualquier lugar donde los Beatles hubieran estado, iba a aparecer alguna cámara para filmarlos”.

De esta manera, comenzó la experiencia masiva en el mundo buscando esas pequeñas piezas audiovisuales que permanecían guardadas en las casas de la gente. Según White, una de las motivaciones principales era la curiosidad por ver los materiales desconocidos que pudieran estar escondidos en cualquier rincón del planeta.

La respuesta de los fans fue inmediata y, luego de una exhaustiva investigación de 10 años buscando información de archivos y piezas audiovisuales que no se habían encontrado antes, White consiguió reunir una cantidad sustantiva de materiales alusivos a la banda. “Tomamos todo lo que teníamos y fuimos en 2012 a Londres para mostrárselo a Apple, la compañía de los Beatles. Cuando les planteamos el tema, se mostraron un poco escépticos, porque un año antes habían producido la antología de los Beatles y ¿qué íbamos a encontrar nosotros que no hubiesen encontrado ellos?, así que tuvimos la presión de hallar algo nuevo y diferente”.

“Un amigo de Japón descubrió imágenes rodadas por la policía cuando los Beatles estuvieron allá, y yo encontré una red desconocida de coleccionistas en todo el mundo. Logramos recopilar materiales de diferentes conciertos y eventos que Apple ni conocía, como el concierto de los Beatles en la Plaza de Toros de Madrid, que era como si no hubiera ocurrido porque no existía ningún registro oficial de ese evento. Esto interesó mucho a la compañía, al punto de que pagaron a un equipo de personas para que hiciera una búsqueda a nivel mundial de este tipo de piezas”, apuntó White.

Apple quedó fascinada con todo el material finalmente reunido, cuya gran mayoría jamás había visto. “Incluso —asegura el productor—, les mostramos archivos de audio de mayor calidad que los que ellos tenían”.

Fue el punto de partida para que la productora decidiera financiar el proyecto y contratara al realizador Ron Howard para dirigirlo. El trabajo con la compañía abrió la posibilidad del uso libre de los derechos del material mediático alusivo a los Beatles, además de compensar financieramente a los autores de los archivos caseros que finalmente fueron utilizados en el documental.

Uno de los audiovisuales más curiosos de los hallados, según relata White, es el concerniente a una vieja anécdota vinculada a Paul y John: “Los Beatles no eran fanáticos al deporte. Paul y John se hicieron amigos porque eran la excepción en este sentido: a ellos les gustaba hacer música y la mayoría de los jóvenes de su generación preferían jugar al futbol. Al final resultaron los hombres más famosos y reconocidos de Liverpool, pero lo más loco que encontramos fue un material en un stadium de futbol de Liverpool, con todos los futbolistas del equipo cantando a coro She loves you”.

“Siempre buscamos archivos originales, que nos sorprendieran, que no fueran copias. Algo maravilloso de las películas caseras es que muestran una manera diferente de rodar lo que está frente a nosotros; usted captura memorias para sí mismo, una parte de la historia que es suya. Los historiadores hoy día dan tanto valor a las películas caseras porque estas no tienen el filtro de una agenda o criterio comercial.

“Este fue un proyecto de colaboración entre Apple y los fans, quienes ven la película como algo de ellos también. Creo que al público le ha gustado tanto el filme porque, de cierta forma, se reconocen en él, lo sienten más cercano y familiar”.

El prestigioso realizador, miembro fundador del proyecto de preservación Archives at Risk (Archivos en Riesgo) de las Naciones Unidas, comentó también al respecto: “Los archivos de video están en este momento en una crisis, todo el material se está degradando y cada año una parte está desapareciendo. Somos conscientes de este problema, por eso en 2005 inicié un proyecto con la UNESCO para rescatar parte de esos archivos. Hoy existen 200 millones de horas de materiales audiovisuales guardados en anaqueles esperando ser salvados y es muy costoso hacerlo. En parte, eso me inspiró a hacer esta película, porque con ella muchos de los archivos dedicados a los Beatles han sido digitalizados y rescatados”.

The Beatles Eight Days a Week: The Touring Years constituye el primer audiovisual realizado con dicha perspectiva. Matthew White confía en que, a partir de ahora, surgirán muchos proyectos similares de diferentes productores a raíz del éxito de esta película, la primera que refleja a los cuatro de Liverpool captados por la cámara intimista de sus fans alrededor del orbe.