La Jiribilla
Año XVI. La Habana, Cuba
828
10 de Junio al 23 de Junio del 2017

JIRI-COMUNIDAD

La Jiribilla en Twitter La Jiribilla en Facebook La Jiribilla en Youtube La Jiribilla en Flickr
Suscribirse por correo RSS Sitios Web recomendados Que es la Jiribilla

ANTERIORES

n.827
HEMEROTECA >>>

Alberto Alonso

   

Ejemplo de cine de ensayo, experimental e “imperfecto”. Así ha calificado a Son o no son el académico uruguayo Jorge Rufinelli. Se inicia ―subraya― como una parodia de la obra de Shakespeare, y se continúa, por partida doble, con un poema de Nicolás Guillén y una danza popular cubana; “un juego de palabras que alude igualmente al ritmo cubano del ‘son’ como monólogo celebre de Hamlet” [1].

.......................................................................

Vista hace fe
 

Gracias a la colaboración de Norge Espinosa, Lázaro Benítez y Marilyn Garbey, principales animadores de este homenaje a Alberto Alonso, compartimos con nuestros lectores fragmentos de tres emblemáticas coreografías suyas.


                

.......................................................................

No solo estamos celebrando el centenario de uno de los precursores del arte de la danza en Cuba, primer bailarín profesional y coreógrafo, sino también los 50 años de su trabajo coreográfico más reconocido a nivel internacional.

.......................................................................

Los discípulos opinan
 

Motivados sobre todo por la admiración y el respeto, tres discípulos de Alberto Alonso aportan opiniones muy peculiares sobre la trayectoria y el legado del imprescindible bailarín y coreógrafo cubano. 


                

.......................................................................

El estreno del filme no resultó, precisamente, demasiado exitoso. A pesar de que todo prometía lo contrario, ni la crítica ni el público quedaron seducidos ante lo que se veía en pantalla. Ver ahora la película, dirigida por Eduardo Manet, nos deja saber el por qué de ese fiasco.

.......................................................................

Hacia 1943 se vislumbran los primeros intentos de dotar a la danza popular cubana de una proyección universal, partiendo de explorar en los recursos expresivos del ballet clásico y la danza moderna.

.......................................................................

Imposible excluir en la conmemoración del centenario del natalicio del bailarín y coreógrafo Alberto Alonso Rayneri, su presencia en el cine cubano desde el primer año que señala el inicio de la producción del Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC).

.......................................................................

Debo confesar que hasta hace dos días me resistía a escribir estas notas, y entiéndase que digo notas porque no me considero una estudiosa de Alberto Alonso, simplemente soy una gran admiradora de un hombre que tiene una de las imágenes más singulares dentro de la danza cubana. 

.......................................................................

El centenario de Alberto Alonso podría ser fuente inspiradora para acercarse a la trayectoria de quien es pieza clave en la creación de la escuela cubana de ballet. Algunos estudiosos lo han catalogado como “el coreógrafo cubano del siglo XX”.

.......................................................................
Martha Sánchez

El nombre de Alberto Alonso aparece en la historia de la danza cubana de manera esporádica y muy poco con la precisión que merece. Las menciones llegan a veces asociadas a otros dos cubanos imprescindibles en el desarrollo del ballet cubano: Alicia y Fernando Alonso, o se le nombra como el creador de una versión de Carmen que trascendió fronteras y épocas.

.......................................................................

Sonia Calero evoca a Alberto Alonso

La impronta de Alberto Alonso en la danza cubana se recuerda con intensidad. Para celebrar el centenario de su natalicio se encontraron amigos y colaboradores, investigadores y estudiantes de danza. 

.......................................................................
.......................................................................
 
 
 

   

Emir Sader

Fernando Martínez Heredia, muerto esta semana en La Habana, fue el intelectual más importante de la Revolución cubana. Su trayectoria, su obra, su actuación en Cuba y en toda América Latina, han hecho de él y de sus pensamientos, una presencia insustituible en la lucha de ideas.

  

Fernando Luis Rojas

Fernando no es el tipo domesticado por los circuitos académicos, el que prefiere citar a los autores recientes, o el que te aprecia porque repites como un catecismo sus textos. Los que llegaron antes tendrán sus historias, ya sean fábulas o memoria. Yo tengo las mías. Junto a él me sentí como un igual: él era portador de una acumulación cultural; yo de otra. Ni mejor, ni peor; diferentes.

  

Fernando Rojas

La muerte de Fernando me sorprendió pocas horas después de un ligero debate familiar sobre el uso de la palabra compañero. Fernando la usaba para definir al revolucionario, sobre todo cuando había que afirmar el sentido de pertenencia colectivo a la Revolución y su obra.

Aurelio Alonso

Con 78 años cumplidos Fernando Martínez nos deja cuando tenía aún mucho que dar al pensamiento revolucionario y se hallaba en plena disposición de hacerlo. Curiosa manía de la muerte de quitarnos, inesperadamente, a quienes llegan a hacerse indispensables.

Magdiel Sánchez Quiroz

“Siento que todavía no he recorrido la mitad del camino. Si soy demasiado ambicioso, ya se encargará la naturaleza de meterme en cintura”, dijo Fernando Martínez Heredia (en adelante FMH), en un homenaje que le realizaron en 2011. Murió el lunes 12 de junio de 2017 en la madrugada, mientras trabajaba en su computadora, en La Habana, Cuba.

  

Yosvany Montano Garrido

Transgresor ante el dogma, la rutina en el pensar y el acomodo en la actuación, Fernando Martínez Heredia nunca deja de volver a la carga incluso cuando para algunos resulta “incómodo” lo que tiene que decir.

   

Ernesto Limia Díaz

Aprendí de él que la erudición no debe ser sinónimo de aburrimiento o pedantería bien organizada, y que a cinco siglos del encontronazo con el Viejo Mundo resulta vital la defensa de un pensamiento anticolonialista en el que nos va la vida.

   

Iroel Sánchez

No hablaré aquí de cómo lo conocí, del honor de su amistad, de conversaciones con Esther, o de las visitas al humildísimo apartamento donde, en una computadora antediluviana, ambos aportaron a Cuba un trabajo por el que muchas veces se negaron a cobrar un solo centavo.

   

Omar Valiño

Su muerte es temprana, no tanto por edad y por una existencia cumplida, como por la renovada luz de sus ideas que no tendremos en medio de las álgidas discusiones y definiciones de hoy. Marxista de veras, martiano y fidelista, revolucionario hasta el tuétano, de fe, palabra y obra, su prédica deberá ser mejor aprovechada que lo que, siento, lo aprovechamos a él en vida.

   

Fernando Martínez Heredia

Ante el reclamo fraternal y perentorio de La Jiribilla he decidido utilizar el prólogo que escribí el 8 de octubre de 2011 para Apuntes cronológicos sobre el Partido Independiente de Color, del Archivo Nacional de Cuba.

     

Fernando Martínez Heredia

Desde hace varios meses —y estimulado por un incidente bochornoso—está presente en el conjunto de medios que circulan en la actualidad cubana un debate acerca de la utilización en espacios públicos de nuestros símbolos nacionales, la bandera de Estados Unidos y las implicaciones que advierten los participantes en el debate.

    

 

                               

Carlos Tablada Pérez             Luis Toledo Sande                   Nils Castro       

 

                              

   Pablo González Casanova              Tony Kapcia                    Par Kumaraswami