La Jiribilla
Año XII. La Habana, Cuba
793
17 de Septiembre al 23 de Septiembre del 2016

JIRI-COMUNIDAD

La Jiribilla en Twitter La Jiribilla en Facebook La Jiribilla en Youtube La Jiribilla en Flickr
Suscribirse por correo RSS Sitios Web recomendados Que es la Jiribilla

ANTERIORES

n.792
HEMEROTECA >>>

Cultura popular: laberintos de un concepto histórico

Una cultura popular que pregone fusiones y unidad aplicando métodos habituales, prodigando a unos o reduciendo a otros, terminará siendo una cultura a la antigua usanza; perderá progresivamente su condición de aglutinar, de ser universal y por ende nacional.

.......................................................................

La cultura popular tradicional nos hace uno, nos identifica, nos iguala, constituye un impulso de solidaridad interna que se ha desarrollado a lo largo de siglos, conjuntamente con la constitución de una memoria común.

.......................................................................

Los cultores populares no necesitan más luces que la que sale de su pecho. No hay apagón para su estirpe, y ese ejercicio de desprendimiento demuestra no solo que la belleza es una necesidad y que el arte es patrimonio de todos; sino que deviene en un ejercicio reafirmatorio, conmovedor, salvador.

.......................................................................

La cultura popular no es estática, sino que puede y debe incluir todo el saber y convertirse de una sobrecama de retazos, con elementos tomados de aquí y allá, en un hermoso tejido colectivo.

.......................................................................
 
 
 
 

Fuente: ABC (España)

Arabia Saudí destrona a EE.UU. como mayor productor mundial de petróleo

Un hombre se desnuda en los espejos / de marzo como brújula tardía. / En su espalda dibujo la manía / de ser voz y silencio.

“Vamos a traer la competitividad a la educación”    

N.E.: O sea, se educa mejor a quien pague más

Ni que decir tiene que me fascinan los parques, esos recintos abiertos, repletos de césped, árboles y bancos, donde se reposa del ruido citadino. Sirven, además, para estudiar las asignaturas difíciles, ésas en las que no nos queda más remedio que leer los apuntes justo antes de enfrentar el suspenso.