La Jiribilla
Año XII. La Habana, Cuba
776
21 de Mayo al 27 de Mayo del 2016

JIRI-COMUNIDAD

La Jiribilla en Twitter La Jiribilla en Facebook La Jiribilla en Youtube La Jiribilla en Flickr
Suscribirse por correo RSS Sitios Web recomendados Que es la Jiribilla

ANTERIORES

n.775
HEMEROTECA >>>

El verso atormentado

Cira Romero

La historia de la literatura cubana ha dado un solo mito que es personaje: Cecilia Valdés, de la novela homónima de Cirilo Villaverde. Acaso Juana Borrero (1877-1896) hubiera sido el mito-escritor(a) si su muerte se hubiera dilatado en el tiempo.

.......................................................................

Rubén Darío

No la vi nunca en Cuba, pero por su retrato sé de sus copiosos cabellos oscuros, de sus ojerosos y grandes ojos negros, de su boca de fuertes y sensuales labios, y de la tristeza profunda y distintiva que envolvía toda su persona, poniendo en ella algo de desterrada o de nostálgica. Así partió de este mundo llevándose sus flores espirituales, su virginidad, sus ensueños y su magia.

.......................................................................

Julián del Casal

¿Queréis conocerla? Tomad el tren que sale, a cada hora, de la estación de Concha, para los pueblecillos cercanos a nuestra población, donde la fantasía tropical, a la vez que el mal gusto, os habrá hecho soñar en paisajes maravillosos, o en viviendas ideales.

.......................................................................

Cintio Vitier

Consumida por la obsesión, por las alucinaciones, por la fiebre desviada de su verdadero objeto, Juana se apagó como una brasa en el arenal de Cayo Hueso, dejándonos en las manos la hoja tibia de su «Última rima», como el testamento del imposible.

.......................................................................

Fina García Marruz

Estos versos, que su prometido lleva cosidos a su ropa cuando lo hirieron en la guerra, no pasaron por su pluma sino por su voz de moribunda, y fueron en realidad los últimos que dejó. Miserable sería hacer de ellos una lectura de críticos literarios.

.......................................................................

Salvador Arias García

En ocasiones, más que ante una “virgen triste”, como la llamara Ángel Augier, sentimos estar casi ante una “impúdica vestal”. Ahora, en este primer cuarto del siglo XXI, estimo ambos calificativos injustos y limitantes; porque esa adolescente de insólita voz propia y libre escapa a su época y se acerca a la nuestra.

.......................................................................

Roberto Méndez Martínez

Es muy posible que Juana no supiera o se interesara ni por los Eddas escandinavos ni por los dramas de Wagner, y que la pobre litografía derivada del cuadro de Dahl apenas fuera el modesto punto de partida para un soneto que se goza en la despreocupada libertad de la juventud en contacto con la naturaleza, quizá porque tal cosa estaba en las antípodas de su existencia.

.......................................................................

Conde Kostia

La niña-musa, la niña maga, que consagró, urgiéndolo con el óleo dulce de su prosa, el pálido arcángel de la poesía que duerme sueño eterno en su cripta de mármol y vive vida eterna en sus Bustos y rimas.

.......................................................................
 
 

Fuente: Diario Las Américas (EE.UU.)

El Partido Republicano dio esta semana sus primeros pasos para recobrar la unidad y cerrar el cisma abierto por la virtual candidatura presidencial de Donald Trump, una figura que divide a sus dirigentes, pero sobre la que el presidente del partido, Reince Priebus, ha comenzado a romper lanzas a su favor.

¿Por qué tan pronto oh mundo! me brindaste / tu veneno amarguísimo y letal?... / ¿Por qué de mi niñez el lirio abierto / te gozas en tronchar? / ¿Por qué cuando tus galas admiraba, / mi espíritu infantil vino a rozar / del pálido fantasma del hastío / el hálito glacial? / Los pétalos de seda de las flores / déjame ver y alborozada amar, / ocúltame la espina que punzante / junto al cáliz está.

El Nuevo Herald (EE.UU.)

“Ya le dije a mi esposo que si tengo la fortuna de ser presidenta y él primer caballero, espero que se ponga a trabajar”    

N. E.: Preparando el terreno

Cierto joven, inexperto sí, pero no pobre, porque llevaba consigo considerable suma de dinero, salió a correr el mundo y fue a pasar la noche de aquel día a una ciudad populosa en donde quiso proveerse de lo necesario; y era esto algo de comer porque se sentía con buen apetito, y una cama donde reposar porque estaba por demás fatigado del viaje, que fue largo y penoso.