“Nuestro destino es la integración”

Sin referentes, apropiándose de novedosas maneras de decir, buscando la noticia desde la perspectiva de los invisibilizados, nació y creció Telesur, una televisora que aprendió haciendo. Palabras como integración latinoamericana, movimientos sociales, inclusión, protestas neoliberales, discriminación, intervención militar, son voces de denuncia que convergen en cada uno de los espacios de esta multiestatal.


Patricia Villegas, presidenta de Telesur. Foto: internet


En sus redacciones la noticia se vive, la inmediatez se vuelve causa común entre todos los que allí asumen los retos que impone el marcar la diferencia.

“Este es un momento de arremetida contra todos los valores y principios que fundó un canal como Telesur. Hay muchísimo dinero en juego tratando de hacernos creer que la integración, la complementariedad, la ética en las relaciones entre nuestros países, el principio sagrado de la no intervención en asuntos internos, y la declaración de América Latina y el Caribe como zona de paz son cosas del pasado, de la historia antigua, escritas en libros que ya nadie lee. Nosotros tenemos la responsabilidad, todos los días, todas las horas de contar que eso no es cierto, que esos principios, esos valores y esas formas de ser comunes nos unen, y que nuestro destino es justamente esa integración: esa tiene que ser nuestra labor diaria, ese tiene que ser nuestro esfuerzo diario”.

Quien así se expresa es alguien que durante los últimos siete años, aproximadamente, ha dirigido los designios de Telesur. Apasionada en su hablar, Patricia Villegas defiende la validez de un proyecto que más que un trabajo, se ha convertido para ella en un estilo de vida.

Telesur cumplió 12 años este 24 de julio, camino a la consolidación de un proyecto que le da espacio a los sin voz... Y en su andar generó una plataforma informativa a favor de la integración latinoamericana. Hoy, esta multiestatal transita hacia una señal en alta definición, avance tecnológico que amplía su alcance.

“Llegamos a estos 12 años en una lucha entre querer desaparecer todo aquello que nos funda y al mismo tiempo resistir diariamente para mostrar que eso que nos funda está vigente, está allí, que palpita en millones de corazones latinoamericanos y de caribeños. Telesur entonces resume ese momento de la historia de nuestro continente, con qué palabras lo diría yo, con resistir el golpe, la avanzada, la cruzada por esa destrucción; pero al mismo tiempo avanzar, no solamente resistir con la señal que ya tenemos, sino crecer en esa señal.

“Fue un esfuerzo enorme, en medio de estas circunstancias, lanzar nuestra señal en alta definición, que nos va a permitir tres cosas fundamentales: mejorar la calidad de nuestra señal, tener mayores facilidades para la distribución de esa señal en distintas partes del mundo y en distintas plataformas, y producir contenidos que se inserten también en otros públicos en calidad HD, que antes no estábamos produciendo, sobre todo los espacios cotidianos, nuestros temáticos, nuestros reportajes”.

Para la presidenta del canal, el público cubano forma parte de ese crecimiento profesional que trasmite Telesur a través de su pantalla.

“Cuba ha tenido una enorme trascendencia en estos años de Telesur. Hemos estado en la pantalla de la Isla, la gente nos conoce, nos identifica, y un pueblo culto y preparado como ese nos hace sugerencias, nos da opiniones de cómo hacer más efectivo nuestro mensaje para los diferentes públicos a los que nos dirigimos. Esos criterios también nos han ayudado a crecer, a aprender muchísimo. Aspiramos que un día podamos tener las 24 horas de información continua de la señal de Telesur en la pantalla cubana, que ustedes también puedan apreciar en toda su magnitud el salto cualitativo que hemos dado en las últimas horas”.

Fueron más los que creyeron en este proyecto promovido por Chávez y Fidel, una televisora que se ha convertido en obligado referente para quienes desde el Sur promueven la integración.