En el 2015, el vocalista y bajista de Motörhead, Lemmy Kilmister, un ícono de los grandes tiempos del rock y el metal, dijo adiós para siempre. Fue el mismo año que la escena más radical de la música perdía al baterista Phil Taylor (Philthy Animal), otro miembro de la legendaria banda británica. Este 12 de enero del 2018 llega con la noticia de la partida definitiva del guitarrista Eddie Clarke, a sus 67 años de edad, con lo que pasa a la historia la formación clásica liderada por Lemmy, que tanta gloria dio al rock and roll en los setenta y ochenta.


Eddie Clarke (a la izquierda), junto a Phil Taylor y Lemmy Kilmister.
Foto: Internet.
 

“Fast” Eddie Clarke fue el encargado de las cuerdas guitarrísticas en discos que no bajarán jamás de la cumbre del metal como Ace of Spades, Overkill, Iron Fist y Bomber, de los cuales varios temas son revividos una y otra vez por la nueva generación del heavy metal. La separación de Clarke de Motörhead, ocurrida en 1982, no significó su salida del mundo de la música, ni tampoco un distanciamiento de sus hermanos de batalla en el metal. Con su proyecto Fastway, siguió su creación, dejando diferentes álbumes y colaboraciones musicales.

Como reportaron los medios, la muerte de Kilmister fue un golpe para “el Rápido”, quien hasta días antes de este viernes, cuando fue vencido por una neumonía, continuó recordando, a través de la redes sociales, la época de oro como parte de aquel trío infranqueable. Por su aporte en ese período fue admirado también por otros instrumentistas que junto a su fundador continuaron dando vida a Motörhead.

Una forma de homenajear su aporte, tanto en la escena cubana como en cualquier lugar del mundo, es continuar defendiendo el rock y el metal, con la misma fuerza que Lemmy, Eddy y Phil cerraban sus conciertos: “Somos Motörhead y tocamos rock and roll”.