Sin el 30% de los insumos para la publicación de los textosdel año 2016 y sin la totalidad de lo previsto para el 2017, la Editorial Luminaria, de la provincia de Sancti Spíritus, ha visto disminuir las novedades literarias de la XXVII Feria del Libro.


Novedades literarias de la XXVII Feria del Libro. Foto: Oscar Alfonso Sosa
 

Nacida a inicios del presente siglo y al calor del Sistema de Ediciones Territoriales, Luminaria supo agenciarse un sitio en el mundo de las letras impresas de Cuba, sobre todo a partir de la selección de títulos de notable calidad.

Las estrecheces económicas que afronta la Isla, y de las cuales no está exenta la poligrafía, obligaron en esta ocasión a pactar alianzas con otros centros de esta región que, de acuerdo con sus intereses, pudieran asumir los costos; una opción que valdría la pena explotar en años sucesivos, sobre todo para indagar en otras áreas que hoy tienen poca presencia en estas casas de publicaciones.

Poesía, Meteorología y más

Apenas ocho títulos del catálogo del 2017 han visto la luz hasta este momento bajo el sello de Luminaria, textos gestados gracias a los empeños del Taller Literario de Cabaiguán, iniciativa que desde ese municipio espirituano ha formado por más de medio siglo a generacionesde escritores, el Centro Provincial de Meteorología o la Asamblea Municipal del Poder Popular en Sancti Spíritus.

Entre los libros están los poemarios Con nubes de azúcar fina, de Ubaldo Pérez Hernández; Todo el amor en décimas, compilación de poetas cubanos desarrollada por Marlene García y Rosa María García; o Con la magia de la luna, antología de Mirta Z. Estupiñán y Marlene García.

Sin embargo, de la lista integrada además por Todo sin límites, de Sonia Hernández; Catástrofes y otras inquietudes, de Rosa María García; Sancti Spíritus en la mano. Diccionario geográfico municipal, de un colectivo de autores; y Beltrán en la memoria, de Daisy Pilar Martín y Mirta Beltrán, un texto llama la atención.

Reseña histórica sobre la Meteorología en Sancti Spíritus, de Freddy Ruiz, es un volumen de investigación científica y el cual, por vez primera, se enfoca en los fenómenos que tuvieron lugar en un territorio.

Para el editor del texto, Arturo Delgado Pruna, acompañar su nacimiento supuso una experiencia muy enriquecedora pues, aunque el experimentado meteorólogo se refiere a hechos de lo que ahora es Sancti Spíritus, en esta obra hay anécdotas y enseñanzas.

“Estamos ante un libro amplio, ameno e imprescindible que llega hasta el reciente huracán Irma; pero su principal virtud radica en que está pensado para los expertos o para el público en general, y elhecho de incluir las vivencias de su autor le imprime un matiz más humano.”

Sancti Spíritus ya prepara su Feria del Libro

Casi dos meses separan a Sancti Spíritus de un nuevo capítulo de la Feria del Libro, cita que se prevé aquí del 11 al 15 de abril y que deberá ajustar su maquinaria para satisfacer las muy exigentes demandas del público lector.

Aunque aún es prematuro “soñar” con un programa literario, Duniesky Contreras Madrigal, director del Centro Provincial del Libro y la Literatura, subrayó que desde diciembre se negocia con las editoriales nacionales que deben dar respuesta a las diversas solicitudes.

“Hasta ahora solo tenemos el 22 por ciento de esa demanda; no obstante, tal como sucedió otros años, la literatura infantil y juvenil tiene ya un peso significativo, por la prioridad que el país le concede siempre.

“En este sentido, se trabaja en el programa de extensión de ventas a las escuelas; en tanto fue convocado el Comité científico de la feria, responsable de organizar los talleres, conferencias, paneles.”

Al referirse al impacto que sin dudas habrá en el stand de Luminaria, debido a la escasa publicación de novedades editoriales, el directivo aclaró que este es un lugar que no solo se dedica a la presentación de estos volúmenes, sino, a su vez, al desarrollo de encuentros teóricos, culturales y de promoción.

Ante la deprimida producción de nuevos títulos, los organizadores del stand deberán entonces consolidar La Hora de Luminaria y Toda luz y toda mía, espacios que tienen un público y donde se habla de edicióny corrección de textos o también del verso oral y escrito.