Este sábado, el Comité Organizador de los Premios Cubadisco dará a conocer sus ganadores. Reunidos en 29 categorías, los galardonados llevarán consigo la estatuilla que los identificará, este año, como los mejores exponentes de la producción discográfica nacional. Sin embargo, para el presidente del Comité del Premio, Jorge Gómez, “los cubanos podemos estar orgullosos de los discos no premiados, e incluso, de los que no fueron nominados”.

Pocas horas antes de anunciar los vencedores, este músico y promotor cultural destacó el talento de los artistas cubanos y el valor de sus producciones. Nuestra industria musical, dijo, debe acercarse cada vez más al espíritu del cubano.

“Hemos tratado de que la industria y los Premios se democraticen y abran hacia los propios hacedores de la música, a los grandes productores, arreglistas, intérpretes, periodistas, musicólogos y  DJs, en aras de construir una academia cubana de las artes musicales y discográficas que nos coloque a la par de lo que está sucediendo en cualquier parte del mundo”.

Añadió que para esta 21 edición se logró involucrar, por primera vez, votaciones de especialistas del interior del país. “Debemos hacer que Cubadisco no sea una carrera maratónica que empieza a producir sus nominaciones en la última semana, sino que ponga su música a disposición de los académicos durante todo el año”.

“Lo que van a ver mañana —anunció— es el resultado de votaciones de 120 académicos en todo el país, una lista que nos enorgullece. Y aclaró: “Los académicos de nuestra industria pueden ser personas como Elito Revé, Cándido Fabré; o como Frank Fernández y Digna Guerra, grandes académicos de la música “de academia”. Pero nuestra academia es la de la música cubana, que no merece ni tiene necesidad de ningún otro apellido”.