Todo desmiente al famoso tango Volver, popularizado por Carlos Gardel —ese que proclamara que “20 años no es nada”—, cuando se trata de acciones como el encuentro de talentos reunidos en torno a lo que ya es una familia llamada JoJazz en Cuba.

Soy privilegiado testigo de su nacimiento cuando compartí jurado con ilustres de la música cubana como Frank Emilio Flynn, que lo presidió, y Bobby Carcassés, siguiendo la iniciativa de un batallador incansable por el género llamado Alexis Vázquez.


JoJazz 2017: “libertad creativa, raíces y miradas hacia el futuro”
 

Todo ello estuvo presente ahora cuando se prepara la vigésima edición de aquel esfuerzo de conciliar sueños de los bisoños con los de los consagrados para abrirle espacios al desarrollo de esa forma de hacer música que combina —sobre todo en el caso cubano— libertad creativa, raíces y miradas hacia el futuro.

Alexis acotó en conferencia de prensa que aquel proyecto derivaba de la experiencia de hacer pre festivales en la capital con estudiantes de música de forma que los más destacados fueran invitados a participar en el inminente Jazz Plaza.

Nunca olvidaré la jornada del cierre de 1997. La fila delante de la que yo estaba sentado la ocupaba una banda venezolana que participaría en el cercano Festival Latinoamericano Jazz Plaza, que así se llamaba entonces. Aquellos músicos ya formados y forjados en muchos escenarios, luego de escuchar a los muchachitos que hacían de las suyas en un repleto teatro Mella, expresaban su admiración comentando entre ellos: “si esos son los estudiantes ¿Qué hacemos nosotros aquí?”

En el torrente en que se transformó aquel breve hilo musical han participado 1 200 jóvenes, de los cuales 280 han obtenido algún lauro, no sólo a nivel nacional. Ellos, como intérpretes y compositores, nutren hoy los foros de jazz de los más exigentes entornos en Norteamérica y Europa y siguen siendo representantes de la cultura cubana que les nutrió, entre otras cosas, de sensibilidad, conocimiento y ansias de crecer.

JoJazz 2017, más allá de un amplio programa a desarrollar del 16 al 19 de este noviembre ya cuenta con 57 concursantes y 140 participantes de nueve provincias, cifras sin precedentes.

Ello hace cada vez más necesaria la idea de Alexis Vázquez, el eterno cabeza pensante del JoJazz, de llevarlo a las provincias para que, desde la base, se estimule a enrolar a todos los talentosos estudiantes de música en esa familia que no deja de crecer para bien del arte y la cultura cubana.