Hacia el año 360 a.n.e., el célebre escultor Praxíteles utilizó como modelo a la hetaira Friné para confeccionar una exquisita imagen que muestra a la olímpica Afrodita tras efectuar el baño ritual de las Eleusíadas. En esta conocida pieza, la diosa griega del amor, la belleza, la fertilidad y el deseo erótico aparece completamente desnuda: la mano izquierda sujeta un denso paño que cae sobre una hidria (vasija para recoger agua) mientras la derecha cubre el marmóreo pubis en gesto paradójico, pues atrae nuestra atención precisamente sobre la parte del cuerpo que intenta ocultar.


Fotos: Maite Fernández
 

La escultura fue elaborada expresamente para un templo ubicado en Cos, pero los habitantes de esta isla mediterránea acabaron rechazándola por considerarla impúdica y solicitaron a Praxíteles la confección de otra, un tanto más recatada. Así, la primera recabó en Gnido, ciudad del Asia Menor ubicada en la región de Caria (actual Turquía). A partir de entonces se le conoció como Afrodita Gnidia, siendo en la actualidad una de las obras de arte antiguo más reproducidas a nivel mundial.

Por estos días, el Museo Nacional de Bellas Artes (MNBA), Edificio de Arte Universal, acoge en una de sus salas transitorias una sugerente muestra centrada en la diosa helénica, sus variantes y modelos de representación más conocidos, entre los que destacan la Afrodita Urania o Celestial (encargada de fomentar el amor filial) y su contrapartida terrenal, la Pandemos (común o “de todo el pueblo”, cultora del ardor sexual), la Acidalia (que se retira las sandalias para efectuar el baño), la Anadyomena (que brota de la espuma marina) y la Calipigia (de bellos glúteos).


 

Esculturas en mármol, vasijas, terracotas y estatuillas de bronce pertenecientes a la Colección Conde de Lagunillas dan cuenta de la belleza, la sensualidad y la delicadeza con que escultores y ceramistas de todos los tiempos han representado a una de las deidades más veneradas y conocidas del panteón grecolatino. Asimismo, la muestra incluye varias gigantografías que muestran u ofrecen información sobre el nacimiento de Afrodita, sus atributos y funciones, y algunas de las más célebres obras de arte donde aparece, en particular El nacimiento de Venus, óleo sobre tela rubricado por el inmortal Sandro Botticelli.