Presidentes y delegaciones de alto nivel llegan a la capital venezolana para participar en la XV Cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América-Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP) que hoy sesiona en esta ciudad. La cita, entre otros temas, recordará, a cinco años de su partida física, el legado de Hugo Rafael Chávez Frías, líder latinoamericano cuya obra se ha convertido en causa común de los movimientos revolucionarios alrededor del mundo, y será plataforma de apoyo a Venezuela y su derecho a dirimir, por vías democráticas, las diferencias políticas internas sin la intromisión de factores foráneos.

Tomado del sitio oficial de ALBA-TCP http://alba-tcp.org/
 

Caracas vuelve a ser el epicentro de la solidaridad mundial. A esta ciudad también llegan delegaciones de más de 90 países para recordar los cinco años de la siembra de Hugo Chávez Frías. La Jornada Mundial de Solidaridad con la Revolución Bolivariana reúne en esta capital a unos 800 representantes de movimientos sociales, partidos políticos y otros sectores, venezolanos y extranjeros, presencia que avala la defensa al proyecto social socialista que desde hace unos 19 años eligió la hermana nación latinoamericana.

Numerosas actividades en recordación al Comandante bolivariano están previstas acontezcan en sitios memorables dentro de su trayectoria revolucionaria, como son el Palacio Miraflores y el Cuartel de la Montaña, donde descansan los restos mortales del líder latinoamericano.

Los delegados a la Jornada de Solidaridad participarán en foros, talleres, muestras expositivas y artísticas sobre la vida y obra de Chávez, principal artífice del proceso de inclusión y cambios sociales impulsado desde 1999 en esta nación sudamericana y que trascendió a ámbitos regionales a través de misiones como Operación Milagro, que devolvió la visión a millones de personas en la región, y el programa de alfabetización Yo sí puedo, con el que varios territorios se declararon libres de analfabetismo.

Serán estas jornadas de intenso y provechoso intercambio, en las que una vez más las voces de los pueblos marcarán la ruta en su lucha contra los poderes hegemónicos que pretenden dominar al mundo con sus políticas injerencistas. Esos que se han propuesto nunca más ser llamados “los sin voz” alzarán las banderas de la integración, la soberanía y el respeto, y una vez más lo harán con la motivación que emana de la herencia bolivariana sembrada en la conciencia de los pueblos por Hugo Rafael Chávez Frías.