Un nuevo suceso danzario prepara Danza Contemporánea de Cuba (DCC) durante dos fines de semana, entre el 11 y el 20 de mayo, con el estreno mundial de la pieza Consagración, de los coreógrafos franceses Christophe Beránger y Jonathan Pranlas-Descours, en la sala García Lorca del Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso.


Danza Contemporánea de Cuba llevará a la escena las últimas creaciones de su repertorio,
en una atractiva combinación de coreografías Foto: Cortesía de DCC
 

Tras el éxito de su anterior temporada y de la puesta de Carmina Burana en la Isla, la compañia que dirige el Premio Nacional de Danza 2018 Miguel Iglesias, regresa junto a la Orquesta del Gran Teatro, bajo la dirección del maestro Giovanni Duarte, en una pieza que vuelve sobre la siempre retadora partitura de Igor Stravinski, La consagración de la primavera, en el 110 aniversario del natalicio del célebre músico ruso.

Los creadores galos revisitan la pieza musical y se valen de sus experiencias con los bailarines de la compañía madre de la danza en la Isla, para regalar una pieza de singular cubanía y universalidad.

Para esta temporada, DCC llevará a la escena además las últimas creaciones de su repertorio, en una atractiva combinación de coreografías que ofrecerán un amplio espectro de visiones y creaciones danzarias.
Durante los dos fines de semana se podrá disfrutar indistintamente, además del estreno mundial de Consagración, de las puestas de R=V (el criterio del camello) y Matria etnocentra, de George Céspedes; Coil y El Cristal, de Julio César Iglesia; Más allá del polvo, de Miguel Altunaga; y Equilux, de la británica Fleur Darkin.

Tomado de Cubadebate