La edición 30, consecutivamente, del festival Boleros en Santiago, se realizará en Santiago de Cuba del 13 al 17 de junio próximo, organizado por el Comité Provincial de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac).


 

“Así le damos continuidad al trabajo que lleva adelante la Uneac para consolidar el género bolerístico en Cuba, que es una de las manifestaciones musicales que más agradece la población”, señaló el compositor Rodulfo Vaillant García, presidente de la Unión aquí.

La misma fuente anunció que se perfilan el programa y los sitios donde se desarrollará “Boleros...”, pero que se mantiene inalterable el espacio de la celebración que permite llevar a cultores del género hasta barrios de la urbe santiaguera.

Durante el Festival, además, se realizará la gala artística por los 40 años de la creación del Comité Provincial de la Uneac.

Las sedes principales para las actuaciones de los boleristas y agrupaciones musicales serán el Teatro Martí, en la calle Santo Tomás, y el Centro Cultural Cinematográfico Cuba, en la calle Enramadas, aunque se sumarán varios escenarios de la ciudad.

Preliminarmente, además de los grupos y solistas de Santiago de Cuba se espera la asistencia de la emblemática Orquesta Aragón, junto a otras agrupaciones puntuales de Cuba.

El Festival Boleros de Oro, en La Habana, y el Festival Boleros en Santiago constituyen una muestra del arraigo que tiene este género entre los artistas y el público, por ser la expresión más auténtica de las creaciones musicales románticas.

El bolero con su estructura actual, debe su creación al genio musical del sastre José “Pepe” Sánchez, compositor y guitarrista, quien nació en esta urbe el 19 de marzo de 1856.

Pepe, a quien se considera el Padre de la Trova Cubana, fue además de hábil sastre, un prolífero compositor de textos, un encumbrado guitarrista y sus creaciones musicales, aun sin conocer el pentagrama, eran sencillamente geniales, fruto de su intuición armónica, sensibilidad y a consagrarse a la auto preparación.

Aseguran quienes han hurgado en la vida y obra de Pepe Sánchez, que fue maestro de trovadores, entre estos de Sindo Garay, y que sus canciones eran muy populares en el Santiago de Cuba, especialmente en el ocaso del siglo XIX e inicios del XX.

A inicios de los años 80 del siglo XIX, Pepe Sánchez compone “Tristeza”, para muchos el primer bolero latinoamericano, una canción que otros aseguran se titulaba “Me entristeces, mujer” pero el pueblo la siguió llamando “Tristeza”.

Después de una existencia caracterizada por el dominio de la guitarra y de componer decenas de canciones, el maestro Pepe Sánchez falleció en Santiago de Cuba el 3 de Enero de 1918.

Habitualmente, cada 19 de marzo, efeméride del natalicio de Pepe e instaurado como Día del Trovador, tiene lugar en esta urbe el Festival de la Trova que lleva su nombre en honor a quien es el Padre de la Trova Tradicional cubana.

Tomado del periódico Sierra Maestra