Bob Dylan, una de las figuras más influyentes del panorama musical del siglo XX y, al mismo tiempo, una de las más controversiales, se revela joven —casi ingenuo— ante el público cubano. Se trata de Bob Dylan. NY 1961-1964, colección de fotografías del reportero gráfico Ted Russell que recoge buena parte de los comienzos de este compositor y poeta, incluso antes de haber lanzado su primer álbum.

La muestra, hecha en colaboración con la galería Govinda, de Washington D.C., nos presenta a un Dylan más íntimo, cercano, natural. Lo mismo en la cocina de su apartamento de Nueva York que ajustando el slide, tocando guitarra, frente a su máquina de escribir, con Suze Rotolo, fumando —casi siempre—, componiendo, o cantando en la Gerde´s Folk City, en Greenwich Village.


Las fotografías de la exposición forman parte del libro Bob Dylan. NY 1961-1964. Ed. Rizzoli, 2014. Foto: Ted Russell


En palabras del director de la Govinda Gallery, Christopher Murray, “en las fotografías de Russell, al igual que en la música de Dylan, podemos ver y oír la convicción y compasión del cantautor, su humor y su amor por la canción.

“Esta colección es única. Documenta los primeros años de Dylan como artista musical en el Greenwich Village en 1961 y luego hasta 1964, momento en que ya había transformado la música popular con canciones como Blowing in the wind, Masters of War y The times they are a-changing”.

Sus composiciones superan los idiomas, dijo durante la apertura de la muestra. Hablan de igualdad, libertad y amor, temas que tenemos en común. Dylan es uno de los mejores músicos de nuestro tiempo, llevó la poesía a la música popular y la transformó. Esta exposición es un modo de honrarlo.

Después de concluir su exhibición en la Fototeca de Cuba, el 24 de abril próximo, Bob Dylan. NY 1961-1964 se presentará en la ciudad de Nueva York. Según explicó Murray, esta es la octava ocasión que su galería y la institución cubana realizan un proyecto juntas.