Nadie diga que el danzón ha muerto

Debajo del traje gris, Ethiel Failde viste una camisa roja. Destaca entre los músicos de su orquesta, que van de azul, ellos, y de blanco o negro, ellas. A mi llegada a Matanzas, con las primeras luces de la carretera, y antes de que Ethiel Failde suba al escenario a inaugurar con un concierto el segundo Encuentro Internacional Miguel Failde In Memoriam, me será imposible entrevistarlo.

“El Encuentro surge por un programa que hemos creado que se llama Miguel Failde, del que se desprenden varios proyectos: el primero era la Orquesta, que llega a su quinto aniversario este 14 de abril, el segundo es el Encuentro Internacional Danzonero Miguel Failde In Memoriam, que no es más que el encuentro entre diferentes generaciones y culturas que practican el danzón en varios países y cómo lo asumen. Luego está el programa Danzoneando que sale por Radio Taíno los sábados a la 1:30 p.m. y que conduzco, especializado en danzón y géneros derivados.


Ethiel Failde. Fotos: Sonia Almaguer


“Y además está el Centro para la Promoción, Desarrollo y Difusión del Danzón, que todavía no hemos podido materializar, y que sería un centro con un salón de baile, para dar clases, con un museo para atesorar las pocas pertenencias que quedan de Miguel Failde y de otros danzoneros, hacer una danzoteca…, es decir, un complejo cultural dedicado al danzón”.

Proyectos todos de la mano de Ethiel Failde, quien no renuncia a la posibilidad de que el danzón regrese al gusto de los jóvenes. Que pareciera no poder conciliar el sueño a menos que esté seguro del futuro del género. Que lo lleva en los genes gracias a su tatarabuelo, Miguel Failde.

Y que tiene tan solo 24 años.

***

“El danzón me llegó desde los seis años, porque yo soy un bailador que interpreta. Empecé bailando en los eventos Cuba Danzón que se hacían aquí en Matanzas, en la Sala White. Por ahí viene la pasión, no fue por el apellido, mi mamá ni siquiera sabía quién era Miguel Failde”.

Luego entró a la Escuela Vocacional de Arte Alfonso Pérez Isaac y el primer día de curso el director dijo: “Aquí tenemos un Failde, por favor que suba… Ojalá no se quede en el apellido”.

Y, como era de esperar, aquello marcó su vida.

“Pertenecer a los Failde me ha puesto muchos retos. Yo mismo me comprometo, me invento proyectos, porque como el danzón lo tengo en la sangre, y no solo por el apellido, sino porque formó parte de mi niñez. Por eso digo que los jóvenes pueden amar el danzón, somos nosotros los que tenemos que ir insertándolo desde las escuelas, como lo hicieron conmigo”.

***


Momento especial de la inauguración con Omara Portuondo.


Mientras dure el concierto, el Parque de La Libertad, en la ciudad de Matanzas, permanecerá a oscuras. Sin embargo, Ethiel Failde asegura que el parque está repleto de público. Y que gran parte de ese público es joven. Y que les gusta. Que responden muy bien a la sonoridad de la Orquesta, a las propuestas del evento, al rescate del danzón.

“Nosotros tenemos que ver de qué manera le llegamos a los jóvenes y de qué manera tenemos que trabajar: desde el vestuario, desde la sonoridad, etc.  El formato de la Orquesta Miguel Failde no es una casualidad, es simplemente una orquesta de timba fusionada con dos violines para hacer danzón. Pero esa sonoridad le llega muy bien a los jóvenes, el tener cantantes y de vez en cuando tirar algún son, alguna guaracha…. Plantearnos nuevos discursos sin perder la esencia, eso nos va a mantener entre los jóvenes”.

El concierto inaugural del evento incluye, además, las interpretaciones de la Orquesta Sinfónica de Matanzas, La Danzonera La Playa, de México —presente en el evento con una numerosa delegación—, y la Atenas Brass Ensemble.


Mario Martinez Higuera y María Orduña, de México.


La noche, protagonizada por la música cubana defendida incluso por los visitantes del país azteca —en algún momento del concierto, la pareja de baile compuesta por Félix Rentería y María Orduña asegurarán: “Querida Matanzas, México te está cuidando el danzón”— contó con la presencia de Abel Prieto, Ministro de Cultura, e imprescindibles artistas como Omara Portuondo, Beatriz Márquez, Digna Guerra o Joaquín Betancourt.

El programa del evento, que se extenderá en esa ciudad hasta el próximo domingo, incluye la exposición Aires de cubanía, abanicos pintados por artistas contemporáneos; un espacio teórico con ponencias llegadas desde diversas zonas del país; muestras de danzón mexicano y cubano, competencias de baile; el Taller de ritmos cubanos impartido por especialistas del Consejo Nacional de Casas de Cultura y presentaciones de las orquestas participantes.


Alejandro Falcón interpretó temas de su último disco junto a la Orquesta Sinfónica de Matanzas


Dedicado a los aniversarios de Miguel Failde, Aniceto Díaz y Dámaso Pérez Prado, esenciales figuras del danzón, un encuentro como el Miguel Failde In Memoriam, es un evento imprescindible dentro del escenario cultural cubano actual.

¿Que no es tarea fácil? Ethiel Failde, el equipo organizador del encuentro y sus participantes lo tienen claro.

“Lo que necesitamos es reinventarnos, inyectarle un poco de juventud. Hay que adaptarse a los nuevos tiempos, contemporaneizarse. Cuando Miguel Failde creó el danzón tenía 27 años y los jóvenes lo bailaban. ¿Por qué no habrían de bailarlo ahora?”.