MuriĆ³ la profesora y ensayista cubana Beatriz Maggi

En la tarde de hoy viernes ha muerto la eminente intelectual cubana Beatriz María Maggi Bethencourt, una de las figuras más lúcidas y respetadas del ámbito cultural nacional.

Nacida en el Central Chaparra, actual provincia de Las Tunas, La Maggi, como cariñosamente la llamaban admiradores y amigos, llegó a convertirse en una figura emblemática de nuestra vida cultural, recordada y evocada siempre por una extensa lista de alumnos a quienes prodigó inteligencia y carácter por más de 50 años de ininterrumpido magisterio.

La doctora Beatriz Maggi fue una de las figuras más lúcidas del ámbito cultural cubano.
Foto: Juventud Rebelde.

En 1946 se doctoró en Filosofía y Letras en Cuba y en 1948 obtuvo una Maestría en Literatura inglesa y norteamericana en Wellesley College, Massachusetts, Estados Unidos. En 1976 recibió su doctorado en Ciencias Filológicas por la Universidad de La Habana.

Su profundo conocimiento de la literatura y la lengua inglesas la convirtieron en una especialista de muy alto nivel, llegándosele a considerar como una de las más rigurosas expertas en la obra de William Shakespeare a nivel de toda la lengua hispana. Desde su regreso a Cuba, en la década del 50, dictó clases en la Ciudad de Santiago de Cuba y formó parte allí de varios proyectos de animación cultural vinculados con la literatura y el teatro. Posteriormente fue profesora del Instituto Preuniversitario Especial Raúl Cepero Bonilla, de La Víbora y de la Facultad de Artes y Letras de la Universidad de La Habana, donde condujo la Cátedra de Literatura Universal hasta su retiro en 1993. Su presencia en la vida cultural nacional incluyó también la publicación de varios libros de ensayos literarios y una interlocución intensa y fecundante con escritores, artistas e intelectuales de varias generaciones. Además de por su lealtad a la Patria y su fino sentido del humor, el nombre de la Doctora Beatriz Maggi se asociará por siempre al rigor intelectual y al sentido de la responsabilidad para con sus alumnos y colegas. Por decisión familiar, sus restos serán cremados en ceremonia íntima.