Los hilos de una historia

No todos participan, debaten, crecen…. desde la Asociación. Algunos deciden concentrarse en una obra personal, evitan compartir y mirar al grupo, alzar la voz en un colectivo. Otros se distinguen por intercambiar con su generación, aprender de otras manifestaciones, siempre coincidir cuando la convocatoria sale de la AHS. Dentro del grupo de más de tres mil afiliados de la Asociación, destacan varios nombres que se repiten en la listas para escalar el Turquino cada agosto, en las jornadas de celebración, en los conciertos, en las peñas de la Sede Nacional, el Pabellón Cuba, en cada encuentro que estimule el pensamiento y la creación más auténtica. Y no porque se privilegien, sino por su sentido de pertenencia, compromiso con el resto de los artistas, por los deseos y el ánimo de crecer profesionalmente desde la Asociación Hermanos Saíz. A través de este dossier, algunos de esos jóvenes ofrecen su mirada sobre una organización que a sus tres décadas se repiensa y sigue apostando por la Cultura, el Arte y el tono afilado de los jóvenes.


Foto: Cortesía AHS


Lilliam Cedeño Cedeño, graduada del ISA en Artes Visuales. Vicepresidenta Nacional AHS.

El corta y pega de experiencias

Mis ídolos las estrellas del rodeo.

Mis paisajes los potreros llenos de caballos y vacas.

Mi historia la que voy descubriendo….

Mi temor está en restarle tiempo a mi obra,  y dejar de sentir la epidermis de mi país. 

 


Lilliam Cedeño


La Asociación es una plataforma viva que promueve lo mejor del arte joven  a nivel de país. Es, desde mi punto de vista, una fuerza imparable nada complaciente con los patrones ya establecidos y, a su vez, herederos de una tradición que acaba de llegar a los 30 años. Para mí es un vehículo donde constantemente puedo sumar experiencia y rellenar las lagunas que quedan de la enseñanza de formación general. Es el transporte para empatar los hilos sueltos de la historia y solidificar la visión de país, las posturas del arte joven, los mecanismos frente a las instituciones que rigen la política cultural.

Además, es una oportunidad de dialogar y conocer jóvenes de todas las manifestaciones agrupados bajo una generación y sus problemáticas. Apuesto, desde ella, por la necesidad de búsqueda, aspiro a crecer como artista, como intelectual, y ayudar a que crezcan los demás. La Asociación no está distante del fenómeno corta y pega que sucede en la cotidianidad;  formamos parte de ese todo, pero debemos llegar a todos con la mayor sinceridad y absoluta humildad. La AHS, desde Matanzas, donde presidí su filial cerca de un año, se convirtió para mí en un móvil que despertó mi espíritu guerrero; me enseñó a ser la voz de los demás y a alzar la mía propia.

Crecí estudiando a Josephs Beuys, "todo ser humano es un artista" y cada acción, una obra de arte. Bajo esa concepción me interesa convocar, transformar, despertar revuelo y generar debates frente a determinadas posturas conservadoras. Desde la Asociación debemos defender más el arte genuino, lo auténtico, las premisas que defiende cada autor desde su lenguaje personal: la música, los colores, la fotografía, las letras… También debemos exigir, velar y estimular la revisión constante de los “patrones”, los códigos, generar debate y reflexiones, siempre desde la calidad. Si antes defendimos el rock, el rap, la música electrónica, hoy siempre encontraremos algo nuevo y renovador por lo que apostar.

Para mí es una posibilidad de crecimiento, una hermandad con los artistas, el arte y los que estamos en Cuba comprometidos con nuestro proceso de creación.

 

Roylán Pardo Cabrera, realizador audiovisual

La AHS es un espacio de crecimiento acompañado. Desde cada una de sus becas, premios, jornadas, la organización ofrece el encuentro con otros creadores y propone compartir inquietudes respecto a la creación y a la socialización de proyectos. En estos 15 años de pertenencia a la AHS, he podido constatar que hay un grupo de jóvenes que sí se toman en serio la creación desde cada una de sus formas y manifestaciones. La participación en concursos, festivales, talleres, premios, han sido algunos de los mejores recuerdos. También la posibilidad de incursionar en los medios desde propuestas específicas dedicadas a la AHS, primero en Guantánamo, después en La Habana y, a la vez, iniciar proyectos, desarrollarlos y consolidarlos, a través de un respaldo financiero y promocional, siempre desde la cercanía y el acompañamiento en cada una de sus etapas.

 

Reiniel Torres Thondike (Dj Reitt), Dj y productor de música electrónica.


Dj Reitt


Como organización la AHS ha tenido un rol fundamental, que es el de unirnos a nosotros, los jóvenes artistas; y gana un mayor mérito cuando somos creadores que apostamos por una obra que nos permite experimentar, nos hace investigar, y donde logramos innovar. En tiempos como estos, donde el consumo y el mercado rigen cada vez más el quehacer de los artistas, me enorgullece formar parte de una organización que no solo me ha permitido proponer mi obra, sino que ha servido como instrumento para que los Djs como yo tengamos un mecanismo donde podamos llevar nuestro arte a la sociedad. Por eso pienso que en el camino al futuro debemos proteger dos condiciones fundamentales: una es la de continuar brindando la mano a los que llegan para que puedan tener el mismo escenario que hemos logrado, y la otra es abrirnos más a la sociedad en todos los sentidos, tanto conceptual como estéticamente, para llegar mucho más profundo y así ratificar la valía de lo que hemos defendido durante tantos años.      

 

Lisandra Porto, pianista de Guantánamo.

Considero que la Asociación Hermanos Saíz es algo necesario para los jóvenes artistas y creadores; es el momento en que convergen todas las manifestaciones artísticas y se apoyan unas a otras para llegar a su máximo esplendor. En estos momentos es imprescindible porque tenemos la posibilidad de expandir nuestro arte, de que sea apreciado y valorado. Tenemos la oportunidad de Becas y Premios, convocatorias, que particularmente son muy favorables para los jóvenes como yo. En mi caso, la Asociación me ha dado la posibilidad de tener un videoclip y ha apoyado la promoción de diversos conciertos en las diferentes provincias del país.

 

Elier Ramírez Cañedo, historiador (Sección de Crítica e Investigación).

 


Elier Ramírez


Este 30 aniversario de la AHS nos trae a todos los miembros de la organización, junto al júbilo, el altísimo compromiso de continuar fortaleciendo nuestra vocación social, en tiempos en que los desafíos culturales e ideológicos para la sobrevivencia de nuestro proyecto revolucionario, que es decir nuestra independencia y soberanía, se acrecientan. Al propio tiempo, es un momento oportuno para mirarnos hacia adentro y ver todo aquello que debemos mantener como conquistas de la Asociación en estos 30 años de ardua labor, así como superar cualquier deficiencia y plantearnos metas mayores.

La organización ha sido fiel al legado de Luis y Sergio Saíz, así como a los principios fundamentales de la política cultural de la Revolución, definidos en las históricas Palabras a los Intelectuales de Fidel en 1961, que precisamente este año conmemoramos su 55 aniversario. La AHS fue clave en los más duros años del Período Especial, cuando Fidel dijo que lo primero que había que salvar era la cultura. Y hoy sigue siendo fundamental como parte de nuestra cultura de la resistencia y de lucha, frente a los modelos coloniales y hegemónicos que se nos pretenden imponer. Creo que en lo que pudiéramos avanzar aún más, si de verdad defendemos un concepto de cultura que trasciende el marco estrecho de lo artístico y lo literario, es en fortalecer la sección de crítica e investigación —la más débil de todas las secciones—, visualizando, sumando y apoyando a lo más valioso del pensamiento joven cubano, en especial en el campo de las ciencias sociales, donde se está concentrando, en gran medida, la guerra cultural que hoy enfrentamos.

 

Adrián Berazaín, cantautor.

La AHS me ha servido para encaminar mi carrera artística; me ayudó mucho a validar mi trabajo en una época en que no tenía vínculos profesionales ni institucionales. Además, me facilitó presentarme en diferentes lugares del país. Su apoyo ha sido muy importante, por eso mi agradecimiento es inmedible, eterno. Espero que nuevos jóvenes se sirvan de ella como lo he hecho yo y siempre poder aportarle aunque por edad, en algún momento, ya no pertenezca a ella.

 

Annie Garcés, cantante.


Annie Garcés


En primer lugar, la AHS para mí es familia. Una familia gigante que une a artistas jóvenes de toda Cuba para compartir experiencias y brindar apoyo a nuevos proyectos. Creo que esta organización está en uno de sus mejores momentos y cuenta con artistas muy talentosos dentro de su catálogo que sienten a la Asociación como propia. ¡Para mí es un gran honor participar en la campaña por sus 30 años!

 

Dennys Pérez Acanda, rapero. Director del Grupo Los Compinches. Presidente de la AHS en Pinar del Río.

La AHS es la total responsable del arte joven cubano y la encargada de visualizar los talentos jóvenes de la cultura nacional. Es la fuente que garantiza el futuro de la UNEAC. Ofrece diversas oportunidades de promoción, a partir del sistema de becas y premios, los festivales y jornadas de presentaciones en las diferentes provincias. Además, favorece el intercambio con artistas foráneos. En mi carrera y en mi vida ha sido imprescindible. Durante los últimos seis años, en que he sido presidente en Pinar del Río, nuestra sede ha sido mi casa, el lugar de encuentro con amigos, artistas, jóvenes que pensamos diferente y apostamos por la verdad y el buen arte.

Voy de nuevo

arte sin frenos

esto es lo que hay

cubano y bueno

 

AHS

siempre nos vemos

promocionando

el arte nuevo

 

Rompiendo esquemas

siempre estaremos

y defendiendo

lo que creemos

 

No hay merma

tampoco miedo

sembrando amor

de extremo a extremo