Lo hecho por lo dicho

Jamie Gilt, norteamericana que tiene una página en Facebook para promover el derecho a portar armas de fuego, se ha jactado de que: “incluso mi hijo de cuatro años se emociona por practicar tiro con su pistola calibre 22”.

Lo cierto es que tan emocionante es la práctica para el niño, que acaba de dispararle a su madre por la espalda, con una 45 semiautomática que por un descuido tuvo al alcance de sus manos.