Lado y lado

En Miami Dade, en apenas una semana, un adolescente fue baleado por una mujer que pensó que le asaltaría, otro resulto herido mientras paseaba en bicicleta, otro más fue asesinado por disparos a pocas cuadras. Al tiempo, una pelea en Facebook llevó a que sus protagonistas, de 17 y 18 años, buscaran venganza y desataran una balacera en la calle, resultando muerto un niño que cursaba el primer grado y buscaba caramelos. Hechos así han provocado la muerte de más de 40 niños y adolescentes en los últimos 12 meses, solo en ese Condado. La carnicería no se detendrá mientras las armas, y los niños, estén unos al alcance de los otros.