LA VERDAD LO QUE NO TIENE ES REMEDIO

En el bando de los demócratas, con todo y pese a todo, aun se preguntan cómo, cuando todas las encuestas daban por vencedora absoluta y segura a la Clinton, el Trump les ganó la carrera por el trono imperial.
Es que no acaban de reconocer que las encuestan las hicieron y amañaron ellos mismos. Es duro admitir que has sido engañado y, peor si, con toda intensión, te has engañado a ti mismo.