La trova es una actitud

A punto de comenzar el Festival de la Trova Pepe Sánchez uno tiene un ramillete de preguntas que parecen estar en muchas partes ¿Se puede hablar aún de trova como un asunto vivo? ¿Por qué en los medios cubanos hay tan poca trova si es esencia de lo que llamamos nación? ¿Por qué hay músicos que hacen canciones poéticas, llevan guitarra, viven en Cuba y dicen no ser trovadores?

Las respuestas las busco en Eduardo Sosa Laurencio, un hombre atado a su guitarra, a su verso, a una sinceridad que le delata porque no teme responder. Con él supe de algunas amargas verdades, pero sobre todo de cómo se disfruta la canción y el son, en el mismo sitio donde cantaran Sindo Garay, Pepe Sánchez o Miguel Matamoros, además de conocer novedades sobre este Festival de la Trova Pepe Sánchez in Memoriam.

Eduardo Sosa. Foto: La Jiribilla

 

Siglo XXI y muchos insisten en la guitarra.

La gente sabe que me muevo mucho por el país y  me preguntan sobre la salud de la trova. Yo siempre digo lo mismo: la salud de la trova es excelente, tú caminas desde Guantánamo hasta Pinar del Rio o La Isla y siempre hay buena trova, lo que pasa es que la mayoría de ese trabajo se desconoce. No son las canciones que están en el hit parade.

Cada vez que sale un programa de televisión  jerarquizando música, se refieren a un  determinado  género o canción, y la trova desgraciadamente no corre con esa misma salud mediática. Por lo tanto hay que moverse a los sitios donde se hace trova  para comprobarlo, y he comprobado que sí, que hay muy buena salud, lo que sencillamente y por desgracia no está en los medios.

La mayoría de los trovadores, los de a pie, los que andan con una guitarra pa´ arriba y pa´ abajo no están en los medios. Te  voy a decir tres nombres: Rolando Berrío, Leonardo García y Ariel Barreiro. ¿Quien tiene mejores canciones que esos tigres? Hay otros por los cuales preguntas y nadie sabe ni siquiera quiénes son y tienen una obra extraordinaria.

Ser o no ser trovador.

La verdad es que es una decisión muy personal, más que un género, la trova, es una actitud. Hay casos en que escuchas la lírica y te parece que no es trova, pero la actitud del artista es la de un trovador y hay quien hace canciones con esa profundidad poética que asociamos a la trova y al mismo tiempo se niega como trovador y prefiere llamarse músico o hasta cantautor.

Es una cuestión muy personal de cada cual. Lo que no tiene discusión es que ese espíritu no ha muerto. Ya si se quieren llamar trovadores o no, yo no soy quién para valorar la decisión de cada cual, pero también percibo que se ha cometido la injusticia de pasar nuestro trabajo en los medios solo en los días patrióticos y las efemérides históricas y es comprensible entonces que la gente rehúya el encasillamiento al que se nos somete, que escapa de nuestro control y se debe a errores conceptuales de quienes dirigen ciertos espacios. Lo de llamarse o no trovador yo creo que obedece a una actitud, a una necesidad personal.

Esta nueva edición del Festival.

Para mí siempre es un dolor de cabeza, un sabor agridulce. Estoy totalmente metido en la realización y cualquier error, que la mayoría de la gente no lo ve, yo lo sufro. Por suerte todo el mundo viene muy contento y eso ayuda mucho.

Ya tenemos programadas las visitas a Segundo Frente y Palma Soriano, con espectáculos hermosos. En Palma van a estar los Jóvenes Clásicos del Son, William Vivanco y Tony Ávila, junto a músicos de aquí  y a Segundo Frente irán Pancho Amat, que dará un taller del tres, Pepe Ordás, el trío Palabras y otra vez Tony Ávila.

El día 16 haré mi concierto, luego de  mucho tiempo sin hacerlo. Trato siempre de ceder a otros esos espacios, pero me han insistido los propios amigos y tocaré con el pianista Andy Ruibal. Haremos un recorrido por las canciones entrañables que me han acompañado siempre.

“La mayoría de los trovadores, los de a pie, los que andan con una guitarra  pa´ arriba y pa´ abajo
no están en los medios”. Foto: Cubadebate

 

El sábado haremos un gran concierto en El Tivolí. He dicho varias veces que, en ese momento, en todo el universo, no habrá un solo lugar donde pueda escucharse mejor música cubana. Va a ser un encuentro entre los grupos Moneda Nacional, Jóvenes Clásicos del Son, el Quinteto de la Trova, Pancho Amat y cerrará el Septeto Santiaguero. Todo eso junto en El Tivolí, el sitio donde se dice que se le dio forma al son, donde se inició la trova.

El domingo habrá un concierto en la Sala Dolores, con una muchacha de apenas 22 años llamada Annie Garcés, acompañada por estudiantes del Conservatorio Esteban Salas y de la Escuela Vocacional de Arte; gente muy joven haciendo un recorrido sinfónico por canciones de la trova. Esa noche terminará con la Gran Trovada.

El 19 nos iremos de madrugada al cementerio, a rendir homenaje a Fidel, Céspedes, Martí y Mariana, e iremos, por supuesto, a las tumbas  de los trovadores Pepe Sánchez, Miguel Matamoros y Compay Segundo, la gente que le dio forma a esto que hoy compartimos. Esa misma tarde visitaremos el Museo de la Música y terminaremos con la clausura, por la noche, en pleno Parque Céspedes. Esas son las actividades principales.

Es un lujo contar con todos los invitados que vendrán: El  trío palabras, el dúo  Así  son, Tony Ávila, William Vivanco, Annie Garcés, Pancho Amat, Augusto Blanca, Pepe Ordaz y compartir con ellos desde donde mejor se hace música cubana en este mundo.

La música santiaguera sigue viva, tiene sus características, es irrepetible, por eso creo que venir aquí y compartir todo esto es una gran suerte y así será valorado, estoy seguro, por los amantes de la trova y por todo aquel que tenga la oportunidad y el noble deseo de compartir lo que hemos venido preparando, de conjunto con las instituciones y autoridades de la provincia.