La Familia López-Nussa en concierto, espíritu musical eterno

Previo acuerdo, irrumpí en el estudio de Ruy López-Nussa. Antes de saludarnos, ya estaba la tecla Rec activada, porque ensayaban desde temprano y esa magia de lo espontáneo es mejor disfrutarla, no forzarla.

Estaba La Familia en pleno: Los hermanos Ernán y Ruy, y los hijos de este último, Harold y Ruy Adrián. Dos pianos, dos baterías, y dos amigos invitados: Maikel González en la trompeta y Julio César González en el bajo. El motivo principal es dominar el repertorio que le ofrecerán al público en el Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso este sábado 26 de agosto en la noche, como culminación de un ciclo de conciertos exquisitos en esta institución.

Temas de la autoría del reconocido pianista Ernán como Dinga, Dongo, Dunga; Figuraciones, Isla y Conga Lopeznussistica serán el eje del espectáculo, al que se suman Guajira, compuesto por el baterista Ruy Adrián; Cimarrón, del también pianista Harold y dos estándares, Footprints, de Wayne Shorter y Blues Bossa, de Kenny Dorham, además de Capullito de Aleli, del puertorriqueño Rafael Hernández.

“No es la primera vez que estamos juntos. Surgió esta idea en el 2013, en la edición 20 del Festival Des rives et des notes, que se celebra en Oloron-Sainte-Marie, Francia. Tocamos además en el festival de jazz en Estambul, en Turquía, y en Holanda. Luego en Cuba hicimos un disco juntos, nos hemos presentado como La Familia en varios espacios.

“No es fácil que coincidamos porque cada uno tiene sus propios proyectos. Pero entre nosotros nos va muy bien, somos muy abiertos, flexibles…Podemos cambiar aquello que tenemos ya prediseñado si compartimos criterios nuevos.

“Siento que este proyecto como familia ha madurado más, porque aunque no nos reunimos para presentarnos en este formato con frecuencia, vamos trabajando por separado y mantenemos una comunicación musical muy fuerte cuando estamos juntos. Yo admiro mucho a mi papá, a mi tío, que han sido mis referentes musicales por excelencia y dialogamos a través de los instrumentos con mucha facilidad, a lo que también se ha sumado el trompetista, Maykel González, con quien siempre trabajamos, y el bajista, Julio Cesar González, quien de vez en cuando nos acompaña”, comenta Harold, quien adelantó a La Jiribilla que trabaja en un nuevo disco con el formato de trío para presentarlo, quizás, en diciembre.

Ernán recibió la invitación del Instituto Cubano de la Música para hacer un concierto a piano solo, “pero decidí que era mejor presentarme junto a mi familia que, como proyecto, tendremos trabajo el próximo año en escenarios internacionales y que desde hace un tiempo no coincidimos. Sirva esta presentación como entrenamiento para agregar temas nuevos y modificar un poco el repertorio”.

¿Cómo lidiar con inquietudes musicales comunes y diversas al mismo tiempo? “Nos resulta muy fácil. El liderazgo lo llevamos Harold y yo habitualmente, pero todos nos llevamos muy bien. Tenemos la misma formación, el mismo rigor musical. Harold se ha inspirado mucho en mi música de los 90, y lo increíble de esta unión es que, a pesar de que somos muy parecidos, cada uno tiene un lenguaje y una historia que contar de manera diferente. Pero somos La Familia, y ese es el espíritu que defendemos”.