Jardín Adentro, un estreno de La Isla Secreta

El grupo Teatro La Isla Secreta estrenó recientemente la puesta en escena Jardín Adentro, un espectáculo que sigue la línea estética del colectivo y se inserta de manera coherente en la trayectoria de sus actores y directores Eduardo Martínez y Lola Amores. Luego de Oración, el espectáculo fundacional, el grupo propone un trabajo de máscara que marca otro período de investigación y creación. Desde la casa-teatro en Soledad 308, se sigue apostando por el arte y por una relación especial con los espectadores quienes atraviesan el edificio multifamiliar de una calle en Centro Habana para asistir a una experiencia única.


Jardín Adentro puede ser la historia absurda de tu cuerpo atrapado en una maleza de espinos”.
Foto: Jorge Ricardo
 

Las fuentes que conforman esta puesta en escena son Jardín, de Dulce María Loynaz, La Bella Durmiente del Bosque, de Charles Perrault y Entre cubanos de Fernando Ortiz, además de muchos otros materiales que sirvieron de pauta para la construcción de sentido y la visualidad de la obra. Un valor agregado de la puesta en escena es la música original compuesta por el joven y talentoso músico José Manuel Ordás Mesa, interpretada en vivo por la violinista Amyra Abdulrahman Guerra, quien le imprime al espectáculo energía y belleza.

Jardín Adentro puede ser la historia absurda de tu cuerpo atrapado en una maleza de espinos, puede ser la historia triste de nuestro Jardín que es Cuba, puede ser la historia hermosa de un Rey y una Reina que tuvieron una hija a cuyo bautizo invitaron a todas las hadas menos a una, y la olvidada se presentó al final de la fiesta, sin que nadie la llamara.

Mas no se trata de versionar teatralmente el texto de Charles Perrault, pues este cuento de hadas es, como tantos otros, una versión libre de la realidad, una adaptación pretenciosa de lo que somos, de nuestros deseos felices y nuestro sueño interminable. Es por eso que se subvierten los arquetipos del Príncipe y La Bella Durmiente. Ellos se presentan como los rezagos de un pasado mítico, casi extinto, pero palpitante aún en esta Isla soñolienta.  

El Jardín oscuro como símbolo de la fuerza arrasadora que rompe estructuras arquitectónicas, sociales, mentales, avanza hacia ti y te obliga a despertar, a descubrir cuál fue el huso que hincó tu mano, y te hizo caer en un sueño que aún durará cien años.

La Bella Durmiente espera ser despertada para salir de su letargo y en esa espera consiste su vida. Mientras, una galería de personajes extraños, presos de una maldición sin término, comparten su somnolencia. El Príncipe batalla por llegar a tiempo con su beso redentor. La maleza que circunda el reino, convertida en Jardín, acaba con todo a su paso y avanza también hacia ti para cubrir tu rostro con su velo de espinos.

La Isla Secreta, con el espectáculo Jardín Adentro te invita a viajar una vez más hacia la luz de la consciencia.