Inesperadamente

Cualquier mínimo conocedor de la música cubana de las últimas décadas, sabe que decir los nombres de Argelia Fragoso y Pancho Amat es hablar de segura calidad en lo que ellos hagan en materia sonora. Tal criterio vuelve a corroborarse al escuchar la producción discográfica que ambos realizaron en fecha reciente bajo el título de Inesperadamente, nombre otorgado al fonograma a partir de un tema original de Luz Casals y Ruy Velozo, acerca del cual nuestros compatriotas hacen una singular versión.

Contentivo de 12 cortes, en el álbum encontramos una muy llamativa alternancia entre piezas de autores cubanos y otras de creadores foráneos. Este detalle le concede al repertorio incluido en el CD una característica particular. Igualmente, llama la atención que en el material también aparece un tema compuesto por la propia Argelia Fragoso, el corte nombrado “Café cha cha chá”, una verdadera curiosidad pues la intérprete nunca ha sido conocida como compositora sino como una extraordinaria cantante, quizá una de nuestras vocalistas con mayor dominio técnico.

Creo que aparte del excelente desempeño de Argelia como intérprete vocal, un aspecto que sobresale a lo largo de la grabación es el trabajo de orquestaciones de los 12 temas recogidos en el disco, una labor acreditada a Pancho Amat, al que siempre se le evoca como nuestro mejor ejecutante del tres en la actualidad, pero que también resulta un notable arreglista y eficiente productor fonográfico.

En mi opinión, entre lo más prominente del CD, además del ya aludido “Inesperadamente”, mencionaría “Olvidarte” (Pancho Céspedes), “Tu llegada” (Meme Solís), “Si vuelves” (Marta Valdés), “Conformidad” (Vicente Garrido) y especialmente “En ti multiplicado” (Pancho Amat), toda una clase para cualquier interesado en conocer cómo se maneja la forma de armonizar dos voces en la música tradicional cubana.

Álbum impecable en su realización técnico artística, lamentablemente por las características de lo que hoy prevalece en el consumo de materia sonora en Cuba, mucho me temo que el CD pasará sin penas ni glorias entre nosotros, al margen de que para amantes de la buena música cubana de ayer, de hoy y de siempre, la propuesta reúna lo necesario para un pleno disfrute. Digo yo.