Indestructible: el alma de la salsa

Además del alma del flamenco, Diego El Cigala decidió conquistar el alma de la salsa. Se lo propuso hace más de dos años cuando comenzó la grabación del disco Indestructible, un volumen de música salsera que motivó su esposa Amparo y del que, además, resultó el documental Indestructible: el alma de la salsa, que se presentó en esta 39 edición del Festival.


Diego El Cigala. Fotos: Racso Morejón

 

De visita en Cuba, El Cigala comentó que solamente la selección de temas le tomó cerca de tres años. Y no podía ser de otra forma cuando se trata de elegir apenas una decena de canciones entre los cientos de clásicos, hits, o temas populares que conforman el repertorio salsero internacional. De tal suerte, entre los autores incluidos en el álbum sobresalen nombres como Ray Barreto, Tito Curet, Cheo Feliciano, René Touzet y Hector Lavoe.

Pero este fue solo el comienzo. El flamenco no se conformó con elegir y grabar, sino que fue a los orígenes del género.

En un viaje interminable para realizar este proyecto-homenaje a su compañera (ya fallecida), El Cigala visitó sitios como Cali, en Colombia; San Juan de Puerto Rico; Nueva York y Miami, en los Estados Unidos; Punta Cana, en República Dominicana, y no podía faltar: La Habana, Cuba. En cada una de estas paradas fue grabando el disco hasta lograr no solamente un volumen exquisito en cuanto a músicos, sonido, producción…, sino un detallado recuento documental de cómo se ha ido construyendo la salsa a través de los años, cómo ha evolucionado, quiénes fueron sus primeros cultores y quiénes la defienden hoy.

Oscar D’Leon, Bobby Valentin, Larry Harlow, Roberto Roena, Eddie Montalvo, Nicky Marrero, Jorge Santana, Gonzalo Rubalcaba, los Muñequitos de Matanzas, Luis Perico Ortiz, Horacio el Negro, José Aguirre, Diego del Morao… son algunos de los músicos que acompañaron a El Cigala en su viaje y que, según declaró el productor del documental, Jesús Puentes, le acogieron como un maestro más del género latino.


David Pareja, director del documental; El Cigala, y Jesús Puentes, productor jefe del documental

 

“El mundo de la salsa es muy parecido al del flamenco y al gitano”, comentó El Cigala en un encuentro con la prensa. “Se da en sus letras, en sus turnos, son muy de corazón. Hice este disco en un momento en que este género no gozaba de buena salud, pero me hacía descubrir cosas nuevas cada jornada; ha sido un aprendizaje total. Lo difícil era coger todo eso sin dejar de ser flamenco”.

Agregó que ha sido un proyecto largo y laborioso, pero siempre disfrutable. “También —dijo— ha sido un homenaje a mi compañera, Amparo, con la que tenía una deuda, pues esta fue una idea de los dos. Verlo terminado y presentarlo en La Habana ha sido un acontecimiento de muchísimas emociones”.

Y concluyó: “Quiero muchísimo a Cuba. Desde los primeros contactos con Lágrimas negras, cuando empecé a codearme con Guillermo Rubalcaba, Tata Güines, Changuito… La Habana ha significado emoción, verdad”.