Fito Páez reeditará uno de sus clásicos en Cuba

Fito Páez regresará a La Habana para ofrecer un concierto junto a su banda el próximo 20 de junio a las 8: 30 p.m. en el teatro Karl Marx como cierre de su gira por el 30 aniversario del disco Giros, confirmó a Granma Osmany López, vicepresidente del Instituto de la Música.

Se prevé que el músico argentino, que desde hace décadas tiene una estrecha relación con Cuba y el público cubano, tenga como invitado en la presentación al trovador Pablo Milanés.

Este concierto, organizado por el Instituto de la Música y la institución cultural PM Records, nace del continuo interés que ha expresado Fito por regresar a la isla según dijo a Granma una de las fuentes implicadas en la organización del espectáculo. Su anterior presentación en la capital fue hace apenas dos años, como parte del Festival Leo Brouwer en octubre del 2014.

Fito Páez, de 53 años, una de las figuras más representativas del rock argentino e iberoamericano y ganador de cinco premios Grammy Latino, ha celebrado los 30 años de Giros en distintos escenarios latinoamericanos como México, Uruguay, Colombia y Chile.

Giros es el segundo disco del rosarino y uno de los álbumes más importantes de su carrera. Entre sus pistas aparecen títulos que han cobrado categoría de iconos ensu repertorio como Yo vengo a ofrecer mi corazón, Cable a tierra, 11 y 6 y D.L.G.

Este álbum, que siguió a su primer disco como solista Del 63, lanzó su carrera hacia los primeros planos y lo mostró, en la temprana fecha de 1985, como una de las grandes revelaciones de la música argentina. No por gusto la leyenda del rock argentino Luis Alberto Spinetta llegó a calificarlo, tras oír un demo del álbum, como “La mejor música que se está haciendo hoy”.

En los conciertos por el treinta aniversario de este clásico, Fito ha incluido otros temas que se han hecho grandes en su repertorio como Mariposa tecknicolor, Un vestido y un amor, Tumbas de gloria, entre otros.

En el último concierto en La Habana Fito dedicó uno de los temas de Giros al trovador Santiago Feliú, con quien mantuvo una estrecha amistad hasta su muerte en febrero de 2014. Se trató de Cable a tierra, otro de los temas que atesoran como una reliquia sus miles de seguidores cubanos, que seguramente volverán a repletar el Karl Mark para comprobar, en esta ocasión, como Giros se convirtió en ese clásico del rock latino que es hoy.

Fuente: Granma