Fiesta del tambor, mucho más que siete días

El domingo pasado concluyó en La Habana el Festival Internacional Fiesta del Tambor “Guillermo Barreto in Memoriam”. Para quienes no han sido partícipes de este evento debe aclararse que, más allá de su temática y los actores que involucra —percusionistas cubanos y extranjeros del más alto nivel—, se trata de una oportunidad casi exclusiva para aprender (y aprehender) de primera mano sobre las raíces y estado actual del género.


El Festival reunió más de 500 artistas entre cubanos y extranjeros. Foto: Internet


Por siete días —que como sucede en muchas ocasiones, se diluyeron entre el acontecer cultural— la capital fue escenario de concursos, presentaciones y clases magistrales impartidas por músicos de la talla de los noruegos Per y Hans Mathisen, los estadounidenses Mark Guiliana y Will Calhoun —entre los bateristas más reconocidos de la nueva generación de jazz—, el canadiense Aldo Mazza, y el cubano José Eladio Amat.

Criterios sobre los llamados ritmos latinos; consejos sobre los modos de interpretar las partituras, acercarse a los ejercicios, ensayar; presentaciones de libros y experiencias profesionales fueron escuchadas por todo el que asistió a la Sala Avenida del municipio de Marianao, una de las sedes del evento junto al teatro Mella, el Salón Rosado de La Tropical, el Hotel Riviera y la Casa de la Música de Miramar.

Y es que lo más significativo de la cita, a decir de su presidente, el músico y director del grupo Klímax, Giraldo Piloto, es la información que socializa entre colegas y la que comparten músicos consagrados con las jóvenes generaciones.  Según comentó, que estudiantes de las escuelas de arte pudieran intercambiar con los invitados al Festival y ver por sí mismos cómo actúan, se preparan y ejercitan, aporta un valor único al evento.

Agregó que fenómenos como el bloqueo estadounidense a la Isla han limitado el acceso a videos y otros soportes educativos realizados por esos artistas, de modo que su visita los adiestra, motiva y amplía sus referencias musicales.


El encuentro de los jóvenes con músicos consagrados agrega un valor único a la cita. Foto: Anabel Díaz Mena


Como en años anteriores, la Fiesta del Tambor acogió el ConcursoInternacional de Percusión y las competencias de rumba y casino, esta última abierta por primera vez a concursantes de todas las edades.

Con una tradición de 16 años, el “Guillermo Barreto in Memoriam” no solo rinde homenaje al gran percusionista de quien toma su nombre, sino que destaca y reafirma los valores de la cultura nacional. Más que la Fiesta del Tambor, esta es una celebración de la identidad nacional y una apuesta por su sostenimiento.

 

Will Calhoun: las nuevas generaciones deben superar sus límites

El baterista estadounidense WillCalhoun declaró recientemente su intención de realizar un concierto en la Isla acompañado por su banda de jazz, luego de participar como invitado en el Festival Internacional Fiesta del Tambor “Guillermo Barreto in Memoriam”.

El miembro de la famosa banda de rock Living Colours afirmó a este medio estar impresionado por la madurez y talento de los músicos cubanos, así como por la destreza de los alumnos de las escuelas de arte.


WillCalhoun mientras impartía su clase magistral. Foto: Anabel Díaz Mena


Mi consejo para las nuevas generaciones es que superen sus límites, y creo que lo están haciendo. Me alegra que los jóvenes mezclen la samba, los  ritmos angolanos, americanos, cubanos… porque amplían y enriquecen el lenguaje musical, y eso es lo más importante que podemos hacer como artistas —dijo—.

Tras impartir una clase magistral en la Sala Avenida del municipio de Marianao, una de las sedes del Festival, Calhoun nos contó que lo más difícil en la formación profesional de un baterista es mantener la disciplina. Agregó que eventos como el “Guillermo Barreto in Memoriam”contribuyen a un provechoso intercambio de información.

Esta experiencia va más allá de nuestra interpretación de la música. Venimos de diferentes partes del mundo, con diversas formaciones, y tenemos la oportunidad para sentarnos  y hablar con los jóvenes, entre nosotros, de ver qué estamos haciendo.

Actualmente este baterista promueve su último disco en solitario Celebrating Elvin Jones, y concluye la grabación de un álbum con Living Colour, listo para su lanzamiento en septiembre próximo.